Economía
Domingo 29 de Mayo de 2016

Desarrollos rosarinos para ayudar a mejorar la vida en el espacio

Un grupo rosarino salió seleccionado para participar de la instancia internacional . Creó una app para operar drones en situaciones extremas.

Crear una aplicación que permita a operadores de pequeños drones saber más sobre específicos parámetros del clima, terreno local y zonas de "no-vuelo" dentro de un radio de 5 millas de su ubicación GPS fue el reto que enfrentó el equipo GeoDrone durante el Nasa Space Apps Challenge que se realizó en Rosario, y los inquietos jóvenes que aceptaron el desafío desarrollaron un proyecto que gustó tanto que resultó seleccionado en la competencia local pero también en la instancia global. De esta forma el equipo GeoDrone se convirtió en uno de los cinco mejores trabajos a nivel internacional de la categoría "Mejor uso de hardware", junto a equipos de Bulgaria, Inglaterra, España y Francia.

La competencia local que se realizó en la Zona i, un hackaton de 48 horas de duración del que participan en forma simultánea aproximadamente 193 ciudades alrededor del mundo unidas por el deseo de innovar y transformar también contó con otro proyecto ganador en la instancia rosarina. Fue el que encaró el equipo Effitron que trabajó para encontrar una manera de adaptar las herramientas de gimnasio comunes para un ambiente de gravedad reducida y diseñar una rutina de ejercicios que puede reducir al mínimo la pérdida ósea y muscular durante una misión al espacio a largo plazo.

Las 193 sedes en todo el mundo de este gran hackathon global, aportaron 322 proyectos que fueron evaluados por la Nasa. De ellos, 25 fueron nominados como finalistas en diferentes categorías y uno fue GeoDrone.

El Space Apps Challenge es una invitación abierta y gratuita para desarrolladores, ingenieros, tecnólogos, diseñadores, artistas, educadores, científicos, emprendedores y estudiantes que estén dispuestos a contribuir con las misiones y retos que todos los años plantea la Nasa para ayudar a mejorar la vida en la Tierra y en el espacio. Del desafío se puede participar en forma individual o armar equipos que estén interesados en trabajar sobre proyectos desafiantes e innovadores y hace unos pocos días atrás Rosario tuvo por primera vez su edición local. La versión rosarina contó con el apoyo de Polo Tecnológico de Rosario (PTR), el gobierno de la provincia de Santa Fe y la Municipalidad de Rosario.

Durante un fin de semana, Zonai _el parque tecnológico integrado por empresas, emprendedores e instituciones del conocimiento, la tecnología y la innovación_ fue el lugar elegido para propiciar la interacción, el trabajo en equipo y el networking generando el ámbito adecuado para la integración del conocimiento.

Hermes Lavallén, organizador de Space Apps Challenge Rosario, explicó que este hackaton mundial ya tiene una consagrada trayectoria como generador de ideas creativas y contó que por primera vez se realizó en Argentina y las ciudades elegidas fueron Rosario y Buenos Aires. "Este año fue declarado el hackaton más importante del mundo y por primera vez esta ciudad está en el mapa de la innovación por participar", detalló.

El coordinador de Space Apps Challenge Rosario explicó que se trata de "una incubadora de proyectos enmarcados en el movimiento open data, en el que las soluciones pueden ser utilizadas por cualquier persona en el mundo".

Lavallén contó que durante la hackaton se registró "un clima de energía muy positiva entre los participantes y los jurados", a pesar de que se trata de una una jornada donde los equipos tenían la presión de entrega. "Todos destacaron lo bueno del clima que se armó. A muchos les quedaron ganas de tener un lugar que periódicamente se desarrollen proyectos de innovación. Los chicos que hablaron en el cierre agradecieron la convocatoria y dijeron que muchas veces no tenían lugar donde presentar los proyectos que desarrollaban", indicó sobre la iniciativa que ahora pasa a la fase global.

Del Space Apps Challenge participaron 193 ciudad en simultáneo y en Rosario se eligieron dos proyectos ganadores _que se generaran en el marco de open source para que todos se puedan utilizar y reutilizar en cualquier parte del mundo_ que ahora participarán en la competencia global que se definirá en poco más de un mes. Si llegarán a resultar seleccionados los equipos ganadores tienen garantizada la asistencia a un despegue el Centro espacial Kennedy en Cabo Cañaveral de Estados Unidos.

El desafío incluyó cinco categorías: aeronaútica, estación espacial, sistema solar, tecnología, la Tierra y viaje a Marte. El equipo de GeoDrone aplicó para el segmento "No me estrelles el dron" y creó una aplicación que permita a operadores de pequeños drones saber más sobre específicos parámetros del clima, terreno local y zonas de "no-vuelo" dentro de un radio de 5 millas de su ubicación GPS. El equipo Effitron se enfocó en astroentrenamiento y desarrolló un equipo para que se ejerciten los astronautas en el espacio que les permite reducir al mínimo la pérdida ósea y muscular.

Franco Geretto formó parte del equipo GeoDrone que está integrado por seis compañeros de estudio de la Universidad Tecnológica Nacional y un compañero de fútbol de la Universidad Nacional de Rosario. Los jóvenes oriundos de San Carlos, San Martín de las Escobas, Gálvez y Concordia crearon una aplicación para alertar a los usuarios de drones sobre incontinencias climáticas o problemas que pueden afectar el vuelo, para evitar que se estrelle el drone.

"Empezamos tres o cuatro días antes, el martes anterior a la competencia cuando nos explicaron como sería el evento y ahí arrancamos a trabajar. Fue una linda experiencia, compartir con otra gente, ver ideas que surgen que no nos hubiéramos imaginados", apuntó Geretto al tiempo que mencionó que ahora tiene 10 o 15 días para armar el proyecto en inglés y crear un video en inglés para enviar a la Nasa y pasar a la competencia internacional, que suma 380 proyectos a nivel global.

La solución presentada por los jóvenes participantes de la primera edición en Argentina, planteó el desarrollo de una plataforma que permite a los drones identificar factores climáticos, posibles coalisiones, restricciones aéreas y otras situaciones que pongan en riesgo los equipos, utilizando geolocalización. Para ello, propusieron el uso de un GPS que permita la disponibilidad inmediata de datos, minimizando peso y espacio y aumentando la velocidad de transferencia de esa información, sin necesidad de contar con conexión a internet.

Emilio León, estudiante de electrónica y de administración de empresas y referente de Effictron, contó que junto a Oscar Castro, farmaceútico y también estudiante de electrónica, buscaron una solución para resolver la atrofia muscular y la descalcificación osea que sufren los astronautas en el espacio y dijo que si bien en la competencia se proponía modificar máquinas de la Tierra para el espacio ellos crearon un traje que "da problemas para que se active el cuerpo".

"Desarrollamos tecnologías especiales, es una especie de traje exoesqueleto, resistivo, mecánico, neumático y electrónico para conservar la fuerza de compresión sobre la columna. Al mismo tiempo anula el momento de fuerza que fatiga abdominales y lumbares y además comprime la tibia y el peroné, la cadera. Eso para que el hueso se ejercite al recibir estas presiones, demanda de esta formas células que regeneran el hueso y tiene otro sistema en las articulaciones que generan resistencia en los movimientos", explicó al tiempo que detalló que los músculos se ven atrofiados en gravedad cero de tal forma que a las tres semanas se puede perder el 20% de la masa muscular y de la parte ósea hasta 2,5% mensual.

Los jóvenes estudiantes de electrónica ganadores de la versión local del Space Apps Challenge lograron la distinción con la presentación del proyecto, un texto de 50 hojas que contenía todas sus ideas, y ahora para la presentación global están trabajando en la realización de un prototipo para enviar en el video que solicita la Nasa.

"Estuvo muy buena la experiencia, nos atendieron bien. Los trabajos de los otros grupos nos intimidaron bastante pero los jueces fueron por el lado de la innovación y resolución de problemas. Nosotros presentamos un texto de 50 hojas y pensábamos que no íbamos ganar", recordó León.

Comentarios