Educación
Sábado 02 de Julio de 2016

Desandar historias para conocer el pasado y la identidad regional

Estudiantes de Historia de la UNR reflexionan sobre la declaración de 1816 y el apoyo de Santa Fe al proyecto federal

"Saber desandar las historias que se cuentan sirve para conocer las intensiones que hay detrás de esos relatos, así su autor se expone desde dónde habla", dice Estefanía Bianco, estudiante avanzada de Historia en la Facultad de Humanidades y Artes, de la UNR.

Camilo Scaglia, uno de sus compañeros agrega: "En la escuela, la historia debe trabajar el tema de la identidad y la memoria para conocer el pasado y no volver a vivir agravios y repetir errores".

Y agrega: "Hay que tomar a la historia como algo no lineal y en el se disputaron otros proyectos, ya que hubo muchas rupturas, actores y discontinuidades".

Camilo resalta: "Nos apasiona leer, rendir, dar clases y discutir estos temas". Pero advierte que la clase "debe ser entretenida y la relación docente y alumno tampoco puede ser y autoritaria, sino de intercambio. A un nene no le sirve que le digan que en 1810 estaba la Junta, luego la Junta Grande, los Triunviratos y en 1815 llega el Directorio y Pueyrredón en 1816".

"El personaje de Zamba, del canal Pakapaka, habla de la época, cómo era ir a Tucumán y charla con próceres. Hubo cambios en la enseñanza de la historia. Además, autores como Di Meglio y Pigna, recrean sus relatos", señala.

"Descomplejizar"

Estefanía, de 26 años, remarca: "Por una cuestión pedagógica, se puede partir del presente conocido, para ser tangible lo desconocido: el pasado. Ese juego dialéctico ayuda a reflexionar cómo sobre transformar la realidad".

Camilo, también de 26, indica que "parto desde el presente y poniendo en juego discusiones y temáticas de la actualidad, eso genera un intercambio con los pibes que ayuda a remontarnos al pasado y jugar entre el antes y el hoy. La historia puede ser una herramienta de transformación social. Estoy dando clases en el Normal 2 y nos toca el peronismo, y hacemos un ejercicio para ver cómo se expresó en Rosario. Claro que eso en los manuales no aparece".

Estefanía resalta que "la historia es una herramienta para descomplejizar y desnaturalizar lo dado como saldado. Así se entiende que hubo disputa, diferencias de poder y no sólo estaban los dominantes, voz que reflejó la historia oficial".

"Los chicos deben entender —agrega— que los llamados próceres fueron humanos, no semidioses. Cuando vemos que San Martín no quiso ir contra Artigas, apoyaba a Güemes y se reveló contra el Directorio, a uno le hace ruido, ya que son actores que fueron endiosados, pero tenían contradicciones, problemas, sangre e ideas".

Estefanía remarca que "la historia tiene mucha utilidad: se usa para legitimar una postura o buscar una transformación de la realidad, desde esa base. Muchos valores se transmiten a los chicos al retomar el significado del 9 de julio de 1816, y pensar el por qué de la ausencia de Santa Fe en ese encuentro".

El viejo relato

Fabio Primo, otro de los alumnos de la carrera y de 31 años, se une a la charla y afirma: "Se debe problematizar al viejo relato mitrista. Ahora se viene la celebración del Bicentenario de la declaración de la Independencia, pero se trata de una efemérides conservadora que marca el fin de la revolución y el principio del orden. Hay una muy clara diferencia con lo que significó Mayo de 1810. Tampoco se tomó con fuerza la declaración de los Pueblos Libre (junio de 1815), por que faltarían pruebas contundentes".

"La historia oficial cerró debates y se adueñó de conceptos, da por sentado cosas que buscan darse por saldadas. Pero no es así, la resignificación es constante y es una disputa que debemos dar para no permitir que sea normalizadas cierta ideas que no se deben tomar como naturales", agrega.

Sobre estos tratamientos de la historia, Estefanía remarca que es común descontextualizar sucesos y procesos. "Cuando se habla de Belgrano como defensor de la monarquía, no se admite que al ir a Europa comprobó que no se aceptaría a nivel internacional una nueva república, mientras un contra movimiento en Europa busca recupera las colonias. Y, que al ser gran reino se trataba de darle una mayor estabilidad a la situación".

"Sujeto de la soberanía"

Estefanía resalta que "uno de los debates centrales de la Independencia apunta a cuál es el sujeto de imputación de la soberanía, donde reside esa soberanía que es uno de los ejes para construir un país. Si lo traemos a la actualidad, hoy también se debate donde reside la soberanía. Cuál es el poder que en concreto explicita los designios de la soberanía, el poder político, económico, es nacional o de más allá del plano estrictamente local".

Sobre el presente festejo del 9 de julio, Fabio dice que es cuestionable "conmemorar la independencia de un país, como si ya hubiera existido y no se tienen en cuenta estas cuestiones de la fragmentación, de la existencia de ligas que plantean otras políticas. Inclusive Santa Fe se corre de también de los acuerdos con el artiguismo, pero Estanislao López intenta una propuesta antagónica a Buenos Aires".

En ese tema, Camilo indica que "el artiguismo era opositor a ese proyecto centralista porteño". Recuerda la carta que Mitre escribió a Vicente Fidel López: «Usted y yo, hemos tenido la predilección por las grandes figuras y las mismas repulsiones contra los bárbaros desorganizadores como Artigas, a quienes hemos enterrado históricamente»". Con esa cita explica la intensión del mitrismo de silenciar esa otra propuesta política para el territorio.


Comentarios