Ovación
Lunes 29 de Agosto de 2016

Desahogo rojinegro

Newell's necesitaba una alegría. Buscaba arrancar el torneo con un grito de desahogo para ver con optimismo lo que viene.

Newell's necesitaba una alegría. Buscaba arrancar el torneo con un grito de desahogo para ver con optimismo lo que viene. Es cierto que le costó muchísimo doblegar a Quilmes, que padeció algunos sofocones en la etapa inicial, pero luego en el complemento la Lepra se acomodó, se amigó con la pelota y logró vía Nacho Scocco armar esa jugada definitoria para quedarse con los primeros tres puntos del torneo.

Y como lo que cuesta vale, el final del encuentro encontró a los futbolistas rojinegros abrazados al triunfo, regalándose un festejo de victoria que en los últimos tiempos no fue muy frecuente.

Un Newell's renovado, con los siete refuerzos en cancha, ahora tiene una importante inyección anímica para encarar lo que viene y llegar con la frente alta a lo que será el estreno como local, en dos semanas en el Coloso ante Tigre.

Y si los hinchas extrañaban el fútbol doméstico ni qué hablar de los jugadores, que también necesitaban volver al ruedo de manera oficial, en las canchas nuestras de cada día, más allá de lo que fue la derrota reciente por Copa Argentina ante Deportivo Morón.

Así tras el partido hubo gestos de satisfacción en los muchachos rojinegros. Saben que tendrán un semestre exigente, con la necesidad de levantar la puntería en cuanto a la cosecha de puntos y haber sumado tres de un plumazo, cuando el partido se complicaba y encima con un hombre menos, vale muchísimo. Sirve para levantar la confianza del mundo Newell's.

Comentarios