La ciudad
Martes 23 de Agosto de 2016

Denuncian que un destacamento tiene la luz encendida, pero adentro no hay policías

Es el de barrio Tango, en la zona noroeste, el mismo lugar donde cavaron una zanja para evitar que entren los motochorros.

Una vez más la comisión de Seguridad del Concejo Municipal fue la caja de resonancia de la desprotección ciudadana. Ayer hicieron su catarsis ante los ediles vecinos de los barrios Tango (San José de Calasanz al 8900) y Azcuénaga (Mendoza, Pellegrini, Teniente Agneta y Solís). En el caso del barrio del extremo noroeste, el destacamento policial es tan improvisado "que para dar la sensación que adentro hay gente, prenden la luz y bajan las cortinas".

Durante más de una hora los integrantes de la comisión de Seguridad, Norma López; Lorena Giménez; Pedro Salinas; Osvaldo Miatello; Sebastián Chale; Gabriel Chumpitaz y su presidente, Diego Giuliano, escucharon los padecimientos que sufren los vecinos de Calasanz, casi en el límite con Funes y muy cerca del estadio de Hockey.

Barrio Tango es un loteo residencial que ha crecido poblacionalmente en forma exponencial. Hoy afloran unas 250 casas y cobró notoriedad cuando se decidió hacer una gran y profunda zanja para separarlos del acceso a la autopista a Córdoba, ante los reiterados robos y escapes por esta vía. Un obstáculo de épocas medievales.

Después de varias gestiones, los habitantes de este barrio tenían expectativa en que el destacamento que funciona lindero a una plaza iba a contar con al menos 3 uniformados, patrulleros, un teléfono y hasta cámaras de videovigilancia. Pero nada de eso sucedió.

"Hay un sólo efectivo que llega con su auto particular y se asoma para lavarlo. No tiene móvil y durante muchas horas se encienden las luces y se bajan las cortinas para dar la sensación de que hay alguien adentro", denunció uno de los vecinos.

Parada peligrosa. Otro de los puntos polémicos es la parada de las líneas 142 Negra y 116. La inquietud de quienes asistieron ayer al anexo del Concejo pasa por mudar el punto de ascenso de pasajeros, ya que se encuentra en el acceso a la villa La Antenita, un asentamiento que está cercano al campo de deportes Cristo Rey.

"Pedimos caminantes, una policía preventiva, el barrio está olvidado y el patrullero que está sobre la ruta no tiene acceso. El destacamento nunca estuvo operativo y además queremos que se evalúe restringir el ingreso al barrio porque el tema de los robos es muy grave, y son cada vez más violentos", aportó otro vecino.

Miedo en Azcuénaga. Por su parte, los vecinos del barrio Azcuénaga, señalaron: "Queremos un destacamento, porque la comisaría 14ª es un desastre", soltó Mariela y detalló que la proximidad de los uniformados y una labor complementaria de recorridos en patrullas motorizadas daría tranquilidad a un barrio cruzado por muchas cortadas y pasajes extensos.

"No tenemos a nadie, los robos ya son todo el tiempo y las víctimas gente mayor", mencionó Carolina y explicó que el Club Azcuénaga (Zapiola y Larrea) ofreció sus instalaciones para albergar a los policías.

En los hechos de inseguridad resuenan varias entraderas que incluso fueron registradas por cámaras de seguridad. Y la venta de droga que se registra en los alrededores del Centro de Salud Dunant, de Teniente Agneta al 1400, esquina Machado. "Queremos más iluminación y seguridad", resumieron.

Los vecinos de los dos barrios se fueron con la promesa de que el Concejo mediará ante el Ministerio de Seguridad de la provincia para intentar reforzar los patrullajes en esos sectores. Y habrá observatorios de seguridad en ambos barrios.

Comentarios