Edición Impresa
Sábado 16 de Mayo de 2009

Denis Vilardo: "Soy crítico de la actuación de la izquierda"

Tenía 24 años y estudiaba historia en la UNR cuando a principios de octubre de 2002 encabezó la toma del ex Sanatorio Rawson, en reclamo de una residencia estudiantil para los alumnos de localidades vecinas. Oriundo de Pergamino, Denis Vilardo era entonces presidente del Centro de Estudiantes de Humanidades.

Tenía 24 años y estudiaba historia en la UNR cuando a principios de octubre de 2002 encabezó la toma del ex Sanatorio Rawson, en reclamo de una residencia estudiantil para los alumnos de localidades vecinas. Oriundo de Pergamino, Denis Vilardo era entonces presidente del Centro de Estudiantes de Humanidades, uno de los espacios que al fragor de la crisis de 2001 ganó la izquierda universitaria en Rosario.

"Soy bastante crítico en general de la actuación de la izquierda en los centros de estudiantes, inclusive crítico de experiencias propias", comenta hoy. Radicado en la localidad bonaerense de Berisso, trabaja en el Astillero Río Santiago, de Ensenada. "Sigo con la pelea gremial, aunque desde otro lugar", comenta sobre su nuevo lugar de trabajo y lucha.

Militante del Movimiento Socialista de Trabajadores (MST) —espacio político por el que fue candidato a diputado nacional— reflexiona sobre su experiencia en la militancia estudiantil: "Creo que en su momento nos faltó sacar conclusiones de lo que pasó en 2001, y visto para atrás hemos cometido algunos errores".

Sobre la toma del Rawson en 2002 rescata como acierto político que esa acción "logró poner sobre el tapete la discusión de la situación estudiantil". Como errores, el no haber exigido más a la Federación Universitaria de Rosario (FUR), en vez de confrontarlos abiertamente: "Eran el brazo político del socialismo, pero igual tendríamos que haber tomado el reclamo más gremialmente".

Ahora critica también la actuación de la izquierda en la UBA, porque "repite los vicios tradicionales que tenían los centros conducidos por la Franja Morada, y eso lleva a cierta separación del movimiento estudiantil". Pero ese problema —sostiene— es de la izquierda en general. "Mientras más avanza la situación política para la izquierda, parece que se hace más sectaria", concluye.

Comentarios