Tenis
Sábado 26 de Noviembre de 2016

Delbonis hizo mucho, pero no lo suficiente

El bonaerense jugó en gran nivel en la derrota ante el top ten croata

El enojo de Federico Delbonis es entendible. A nadie le gusta perder, aunque se tenga conciencia que el rival tiene una mayor jerarquía. El bonaerense dio mucho, aunque no le haya alcanzado para doblegar a uno de los mejores jugadores del circuito. En definitiva, la caída con Marin Cilic estaba dentro de la lógica, aunque Delbo se fue con la sensación de que no estuvo lejos de una victoria que hubiese sido un batacazo.

Cilic salió a imponer su tenis desde el inicio, con un saque que se volvió indescifrable para Delbonis en los primeros dos sets. Con peloteos cortos y constantes ataques, el croata se sintió siempre cómodo en el juego y no sufría ni siquiera cuando la pelota pasaba más de tres o cuatro veces la red.

El principal problema de Delbonis fue el saque. No anduvo bien con los primeros servicios y eso hizo complicar su plan de juego, pergeñado junto al capitán Daniel Orsanic.

El 6/3 y 7/5 con el que se adelantó Cilic, en apenas una hora y media de juego, parecía sentenciar la historia del primer punto de la serie, en especial porque Delbonis no había conseguido siquiera una chance de quiebre.

Pero el tercer set iba a darle todas las oportunidades juntas. Tras el intercambio de quiebres en el arranque, Delbonis empezó a encontrar el tiempo de pelota que molestaba e incomodaba a Cilic.

La derecha del bonaerense empezó a esmerilar cada ángulo de la cancha, tomando una confianza vital contra un adversario de tal nivel.

Fue así que después de zafar de una situación complicadísima en el 3/3 con su servicio, ganó nueve de los siguientes diez games, para equilibrar la historia en sets, con el 6/3 y 6/1.

Pero Cilic recuperó la memoria, nadó hasta salir de la laguna en la que se había metido y trató de no darle oportunidades a Delbonis, con un quiebre rápido en el primer game.

Eso le sacó presión a Cilic, que en base a la autoridad de su saque se encaminó con tranquilidad rumbo al desenlace.

Delbonis tuvo que rescatar un par puntos de quiebre en contra, pero en el séptimo game volvieron a romperle el servicio y ya no hubo vuelta atrás. Pese a la caída, justificó con creces ser el elegido por Orsanic como el segundo singlista.

Comentarios