Juegos Olímpicos Río 2016
Viernes 12 de Agosto de 2016

Del Potro ganó y mañana jugará por una medalla ante Nadal en los Juegos de Río

El tandilense venció al español Bautista Agut por 7-5 y 7-5 (4) en algo más de dos horas y ahora se medirá en la semifinal con el español, que venció al brasileño Thomaz Bellucci en tres sets.

Al igual que lo hizo en Londres 2012, Juan Martín Del Potro se metió otra vez en las semifinales de singles de un Juego Olímpico. La torre de Tandil superó al español Roberto Bautista Agut en dos sets y mañana jugará una de las dos chances que tiene de medalla ante el español Rafael Nadal.
En un partido cambiante, Del Potro, 141 en el ranking mundial, jugó mejor y fue más agresivo que Baustista Agut (17) en los momentos calientes del partido.
En busca de la final del torneo y con la premisa de intentar asegurarse una medalla, Del Potro enfrentará a Nadal, que eliminó en tres sets al local Thomaz Bellucci.
Como en Londres 2012, Del Potro se metió entre los cuatro mejores. En esa oportunidad cayó en un partido memorable ante Roger Federer y después brilló para colgarse la medalla de bronce ante Novak Djokovic.
Esta vez el serbio fue su víctima en la primera ronda y mañana será Nadal quien esté del otro lado de la red. El tandilense, que sintió el cansancio y la seguidilla de partidos, intentará dar otro batacazo para meterse en la final y asegurarse una nueva medalla olímpica.
Nadie, ni el más optimista, imaginó que Del Potro podría ganarle a Djokovic. Si hasta él esperaba al menos "estar a la altura" ante el mejor jugador del mundo. Del Potro cruzó los distintos obstáculos y ahora tiene un nuevo, ante uno de los mejores competidores de la historia.
El saque y la derecha fueron el arma letal de Del Potro cuando, en distintos pasajes del partido, la balanza parecía inclinarse en favor del español.
Todo empezó más que bien para el argentino, que con dos quiebres consecutivos se puso rápidamente en ventaja y sacó 3-0. Pero el ibérico se recuperó y emparejó el partido. Fue ahí que Del Potro apostó nuevamente por lo que mejor le sale, atacar y desbordar a su rival.
Quebró en el undécimo y después cerró el parcial 7-5.
El segundo fue aún más parejo, con un quiebre por lado y una definición en tie break que paralizó a los hinchas argentinos.
Es que Del Potro ganaba cómodo 4-0 pero lejos de caerse el español igualó el marcador. Otra vez, y pese a los nervios de los que miraban en silencio desde las tribunas, Del Potro mostró su mejor versión bajo presión y selló la victoria por 7-4.
Emocionado, el tandilense festejó y lloró, después de un gran paso que ni por asomo imaginó hasta hace unos días.



Comentarios