Juegos Olímpicos Río 2016
Sábado 13 de Agosto de 2016

Del Potro fue otra vez gigante y jugará ante Nadal con doble chance de medalla

Del Potro derrotó a Bautista Agut en dos sets y hoy enfrentará a Nadal en semifinales. Si gana, se asegurará la plata y si pierde, jugará por la de bronce.

Llantos, llantos y más llantos. Los deportistas se la pasan llorando en Río. Por ganar o por perder, pero todos lloran. Ayer le tocó otra vez a Juan Martín Del Potro, que por suerte pudo desembarazarse del español Roberto Bautista Agut y se instaló en las semifinales de los Juegos Olímpicos.

Está claro que la carga emocional que representa estar en una competencia de estas características es muy fuerte, pero mucho más, en este caso, para un deportista que parece haber despertado casi de una tragedia que le propusieron sus muñecas, sobre todo la izquierda, en los últimos años. Desde 2010 que viene penando y justamente una derrota ante Bautista Agut en Australia 2014 recuerda uno de los peores momentos de sus lesiones, ya que después de eso, en marzo, anunció que se operaría de la muñeca izquierda.

Repleto de emociones y aún recargado por la extraordinaria victoria sobre Novak Djokovic en la primera ronda, Del Potro derrotó con lo que le queda de físico, que no es mucho, al español por 7/5 y 7/6 (4) en 2 horas 11 minutos y se instaló en las semifinales tras hilvanar su cuarta victoria consecutiva. El premio será Rafael Nadal, que venció con más esfuerzo del previsto al zurdo local Thomaz Bellucci, pero ahora el tandilense tendrá una doble chance de acceder a una medalla ya que si perdiera hoy (alrededor de las 13.30), igual tendría la chance de jugar por la presea de bronce ante el derrotado de la otra llave, como sucedió en Londres 2012 cuando derrotó a Djokovic tras caer en semifinales con Roger Federer.

El partido siempre dependió del tandilense, que arrancó 4/0, pero enseguida perdió su servicio y volvió a entregarlo en el 10º game, cuando sacó para set. Allí pareció que el partido, cuyo desarrollo, se insiste, siempre dependió de las bondades y los defectos del tenista argentino, podría cambiar de manos, pero no.

Delpo rompió por tercera vez en el set el saque de Bautista Agut y después sí se quedó con el primer parcial en 55 minutos.

Del Potro quebró al comienzo del segundo parcial, pero el español le devolvió las atenciones enseguida y el set se fue yendo solito hacia el tie break a pesar de que el tandilense tuvo chances de quebrar en los games noveno y undécimo, cuando Bautista Agut sacó 0-30 y 15-40, respectivamente.

Hubo cierta zozobra para el 6 iguales, y a la muerte súbita, como les encanta decir a los españoles. Y allí, como si fuera un resumen del partido, Del Potro arrancó 4/0, el español se puso 4 iguales y el argentino ganó los tres puntos siguientes para alzar los brazos hacia el cielo tras una hora y 18 minutos del parcial, saludar a su rival y empezar la maniobra de contención de lágrimas que nunca consiguió.

Saludó hacia todos los costados, fue claramente local ayer, como en el partido ante el japonés Daniel Taro, y después se quedó sentado unos cuantos minutos dándole rienda suelta a una emoción que seguramente se alimenta del tipo de competencia que está disputando y de los síntomas de recuperación que muestra su juego, que va mutando claramente hacia un revés con slice que al menos ayer sacó de quicio varias veces a Bautista Agut, una especie de paredón que difícilmente no devuelva lo que le tiren aunque lo haga deficientemente.

Del Potro está en semifinales y se las verá con otro exhausto, Nadal, que ayer, impensadamente empezó 2/6 con el vulnerable Bellucci, pero que después tomó las riendas del encuentro y se impuso por 6/4 y 6/2. El partido duró 2 horas y un minuto. Encima, Rafa jugó luego la final de dobles, que ganó con Marc López ante los rumanos Florin Mergea y Horia Tecau por 6/2, 3/6 y 6/4.

La otra semifinal la disputarán Andy Murray, ganador de la medalla de oro en Londres, y el japonés Kei Nishikori.

Murray sufrió horrores para imponerse al estadounidense Steve Johnson por 6/0, 4/6 y 7/6 (2) , mientras que el japonés eliminó al francés Gael Monfils por 7/6 (4), 4/6 y 7/6 (6) en un encuentro tremendo, por lejos, el mejor de los cuartos de final. Murray y Nishikori abrirán la jornada de hoy a las 12 y, posteriormente, jugarán Del Potro y Nadal, prácticamente a la misma hora en que Argentina y Brasil se enfrentarán en básquet.

Será otra jornada a pura emoción y con resultados inciertos, porque si bien hay favoritos, en estos Juegos Olímpicos a veces los resultados le dan la espalda y se burlan de la lógica. Y si no que le pregunten a Djokovic.

Comentarios