Newell's
Lunes 21 de Noviembre de 2016

Dejó chico a un grande

Newell's fue superior , se mostró sólido, explotó los huecos de una endeble defensa visitante y se llevó un gran triunfo.

Newell's fue superior , se mostró sólido, explotó los huecos de una endeble defensa visitante y se llevó un gran triunfo

Por la jerarquía del adversario que tenía enfrente y por la producción que desplegó para superarlo, Newell's alcanzó mucho más que un gran triunfo. No sólo es capaz de jugarle de igual a igual a cualquiera, sino que ahora se demostró que es capaz de hacer pequeño a un grande como River. El 1 a 0 de anoche fue mezquino ante tamaña supremacía de un conjunto que crece fecha tras fecha y cuyo puesto de escolta ratificó que no se lo regaló nadie ni es casual.

Newell's le encontró siempre la vuelta a River. Dejó que le toquetee, sin que le llegue. Si no lo conseguía obstruir en mitad de cancha, seguro que no lo dejaba incursionar en su área.

Prediger se mantenía cerca del intermitente Pity Martínez y Sills relojeaba los movimientos de D'Alessandro, lo mejor de la visita aunque sin interlocutores. Lo de los mediocampistas centrales es para subrayar. Aprobaron la prueba de reemplazar a los eficientes Mateo y Quignon.

Y si la pelota pasaba la línea media, entre Formiliano y Moiraghi se repartían para no dejarle ni un resquicio a Driussi y Alario. El conjunto de Osella fue tan compacto y sólido que recién en los minutos finales del partido requirió la participación de Pocrnjic, arrojándose al piso para detener con ambas manos la entrada solitaria de Larrondo.

La endeblez de River sin la pelota, Newell's la dejó al desnudo por completo. Apenas la recuperaba, aceleraba por los costados o con envíos largos por el medio que hacían estragos en la última línea millonaria. El rojinegro explotó la espalda de los volantes de la banda y los desaciertos de Mina y Martínez Quarta. Dejarlos a estos dos pelear mano a mano fue catastrófico. Si el conjunto de Gallardo no lo pagó caro se debió a las atajadas de Batalla o a la última puntada que le faltó al local.

El riesgo de jugar así, con defensores tan poco confiables, fue a pedir de Newell's. La contra que se inició con la peinada de Scocco, el pase de Maxi a la espalda de Mina y la corrida solitaria de Formica no terminó en gol sólo por la salvada de Batalla.

Hubo varias más del arquero de River. Le sacó un cabezazo a Formiliano, un tiro de Scocco que luego Maxi no la pudo empujar al fondo porque pateó casi sin ángulo y cerró justo la entrada de la propia Fiera antes de la culminación del primer tiempo.

El juego dependía de lo que hacía Newell's. Ejercía el control y tenía las ocasiones de gol. A las descriptas se le agregaron el golpe de cabeza de Formiliano que salió pegado al palo y el toque exigido de Formica ante la salida de Batalla que terminó afuera, con Mina barriendo al volante después de que pateó, acción que debió sancionarse con el penal.

Lo que lamentaba en el entretiempo el conjunto del Parque es que de tantas, no convirtió ninguna. Es que no había que fiarse ante un conjunto de las cualidades ofensivas de River.

Pero lo que le había costado a Newell's en la primera etapa, se resolvió a los pocos minutos del segundo tiempo. El árbitro Silvio Trucco cobró penal por una inexistente mano de Mayada después de que Maxi intentó dejarlo en el camino. Scocco le dio seco, al medio, para el 1 a 0.

Era la diferencia por la que había hecho tanto. A partir del gol, el local mantuvo la firmeza defensiva y Formica magnetizó las pelotas para encarar una y otra vez. Newell's ,merodeó menos el área adversaria, aunque siguió dominando el juego. Y no gritó el segundo por culpa de Batalla. Isnaldo cedió a Maxi, fue a buscar la devolución y metió el centro. La Fiera le dio de aire y el arquero manoteó, con la pelota rebotando finalmente en el travesaño.

Newell's desdibujó a River y lo ganó con suficiencia, más allá del exiguo resultado. Por lo que hizo, se trató de un triunfazo.

Tan firme que casi ni lo inquietaron

El dispositivo defensivo rindió casi a pleno. Como pocas veces en el torneo, Pocrnjic casi ni entró en acción. El rojinegro se hizo fuerte en el medio y atrás. Formiliano y Moiraghi fueron impasables.

Llegó en varias por arriba y por abajo

Con la pelota circulando a ras del piso, pases filtrados o pelotas paradas y aéreas, Newell's dispuso de siete oportunidades netas de gol. Batalla fue el principal responsable que no terminaran adentro.

Comentarios