El Mundo
Lunes 15 de Agosto de 2016

Declaran el toque de queda en Milwaukee tras dos noches de protestas violentas

La violencia en la ciudad estadounidense se desató luego de que las fuerzas de seguridad abatieran a un afroestadounidense armado que intentaba huir. Como consecuencia de los incidentes hay siete policías heridos y 11 detenidos

La ciudad estadounidense de Milwaukee vivió una segunda noche de protestas violentas, que dejó siete policías heridos y 11 detenidos, dos días después de que las fuerzas de seguridad abatieran a un afroestadounidense armado que intentaba huir.
Un toque de queda fue decretado para menores de 18 años a partir de las 22 del lunes.
La noche anterior una multitud apedreó vehículos policiales e incendió comercios en esta ciudad de Winconsin (centro-norte), donde fue desplegada la policía antidisturbios en el barrio de Sherman Park para restaurar el orden.
"Había grupos de gente joven en particular que vagaban por las calles", dijo Tom Barrett, alcalde de esta ciudad situada a 130 km al norte de Chicago.
"Esa gente, en mi opinión, está tratando de perjudicar a un gran barrio, en una gran ciudad", agregó. "Vamos a asegurarnos de que se restablezcan el orden y la paz en ese vecindario".
Siete policías resultaron heridos y 14 personas fueron detenidas, declaró el lunes el jefe de la Policía, Edwards Flynn, que precisó que durante los disturbios se escucharon unos 30 disparos.
Los tiros y las piedras iban dirigidos a los vehículos policiales. Un "proyectil" rozó a un oficial, que resultó ileso gracias a su casco, dijo la policía.
Flynn subrayó que la policía se abstuvo de abrir fuego para demostrar su disposición a evitar los enfrentamientos.
La protesta se inició la tarde del sábado después de que dos personas interceptadas por la policía en su automóvil se dieron a la fuga a pie, según la versión policial.
"En la persecución, un agente abrió fuego contra un sospechoso armado con una pistola semiautomática", que falleció en el acto, dijo en un comunicado el Departamento de Policía de Milwaukee.
Se trata de Sylville Smith, un negro de 23 años con un prontuario judicial voluminoso, de acuerdo con el informe oficial, en el que se detalla que la pistola que llevaba consigo había sido robada en marzo.
El sospechoso recibió un par de disparos, uno en el pecho y otro en el brazo. El incidente desató una protesta y durante la noche la situación "se salió de las manos", explicó Barrett.



Comentarios