Edición Impresa
Martes 02 de Septiembre de 2014

Debuta como escritor

Agustín Rossi no descansa. A partir del Concejo rosarino se proyectó a niveles de resonancia nacional con el kircherismo no sólo trabaja duro en el día a día del Ministerio de Defensa sino que, mientras instala su precandidatura presidencia.

Agustín Rossi no descansa. El hombre que a partir del Concejo rosarino se proyectara a niveles de resonancia nacional con el kircherismo no sólo trabaja duro en el día a día del Ministerio de Defensa sino que, mientras instala su precandidatura presidencial, también se da el lujo de escribir libros. Así aprovechando su campaña para 2015, el mes próximo presentará su debut en el terreno de la palabra escrita, titulado “Un hombre de palabra: discursos y debates desde la 125 a la recuperación de YPF”. Se trata de una recopilación de sus discursos en el recinto como jefe del bloque kirchnerista y principal espada del gobierno nacional en la defensa de los proyectos más importantes de la gestión de Néstor y Cristina Kirchner, con algunos condimentos extras y datos de color. Rossi confesó que Néstor le pidió que fuera jefe de la bancada luego de haber escuchado un discurso suyo en Rosario. La oratoria, según se afirma en los ambientes políticos, es una de las fortalezas del ministro.

Florencia en Nueva York

Tras el ruido que causaron las versiones sobre el lujo de una vivienda en que se hospedó durante su estadía en Nueva York para estudiar cine, la hija de Néstor Kirchner y la presidenta Cristina Fernández publicó en Facebook una aclaración. “Desde la primera semana de mayo hasta la primera de julio viví en una residencia de estudiantes ubicada en la Tercera Avenida”, explicó Florencia Kirchner . Y detalló: “Todos los estudiantes y pasantes que residen allí tienen acceso a una variedad de servicios versátiles”, entre los que se encuentran “un gimnasio de 325 metros cuadrados” y una “moderna sala de lavandería con lavarropas que envían un mensaje de texto cuando completaron su trabajo”, además de “una gran sala de juegos” y una “sala de proyección en la planta baja”. Las habitaciones tienen “camas de diseño, escritorio y armarios- vestidores que maximizan el espacio vital”. Algunas están equipadas “con cocina americana privada”, aunque para las que no gozan de esa comodidad “también hay dos cocinas comunitarias”. “Alta velocidad a Internet, TV con cable, heladera, microondas y servicio telefónico local” son otras de las características. ¿El costo? Desde 13.450 dólares anuales las habitaciones compartidas entre tres personas, hasta 20.200 las individuales con cocina.

Comentarios