Ovación
Sábado 25 de Junio de 2016

De la Fuente, orgullo y satisfacción por formar parte del plantel de Los Pumas

El centro rosarino, que hoy vuelve a ser titular con la camiseta argentina, dijo que se siente "muy feliz por el momento en el que me tocó estar en Los Pumas", en el cual ya no solamente cuentan los resultados.

A principios de mayo un desgarro frenó el andar de Jerónimo De la Fuente con la camiseta de Los Jaguares, en el marco del Súper Rugby. Un mes y medio después será titular en Los Pumas. Un mes y medio después es hoy, cuando Argentina se mida ante Francia en Tucumán, en el cierre de la ventana de junio, antesala del Rugby Championship (ver aparte). Es cierto que Jero probó la pierna y jugó 20' el sábado 11 de junio, ante Italia en Santa Fe (el primero de los tres partidos), pero el de hoy será un desafío mayor para él. Es que el fin de semana pasado, también en Tucumán ante Francia, lo miró desde afuera. Incluso desde afuera del banco de suplentes. Cuando eso ocurre, las ganas de estar adentro se acrecientan. Y hoy finalmente tendrá esa oportunidad.

   Pero antes de pisar la cancha, el centro rosarino se tomó un tiempo en el lobby del hotel Sheraton de Tucumán para charlar con Ovación. Específicamente sobre estos partidos de junio y más ampliamente sobre el presente que atraviesan Los Pumas tras el gran cuarto puesto del Mundial de Inglaterra del año pasado. En este sentido, De la Fuente dijo sentirse "orgulloso y muy feliz por el momento en el que me tocó estar en Los Pumas", porque ya no sólo se habla de resultados, sino también de las formas en que se los busca alcanzar. Y señaló, consciente de lo que generaron en los últimos meses: "Ya no somos el equipo que sale a hacer lo que puede, hoy queremos ganar todos los partidos".

   —¿Cómo estás física y mentalmente para encarar este tercer partido de la ventana teniendo en cuenta que sólo pudiste estar un rato ante Italia?

   —Re bien, tuve mucho tiempo para recuperarme de la lesión, cuatro semanas, sabía que no llegaba a la última gira con Jaguares por Sudáfrica y lo aproveché para estar al 100% para estos partidos. Estoy muy bien, jugué algo en Santa Fe para ver cómo respondía la pierna y lo hizo bien.

   —¿Qué análisis hacés de lo que fueron estos dos primeros encuentros de la ventana?

   —Contra Italia arrancamos un poco nerviosos porque el planteo de juego que habíamos entrenado para ese partido tuvimos que cambiarlo por lo que propuso el rival. Habíamos visto otras cosas de ellos, pero como cambiaron los entrenadores nos podía pasar, que podían traer algo nuevo. Así fue y nos tuvimos que ir adaptando al sistema y eso hizo que se nos complicara un poco el partido pero con el correr del tiempo tuvimos las oportunidades. Contra Francia sabíamos qué hacer, qué corregir del partido pasado y se hizo. Pudimos convertir varios tries (tres) y eso hizo que al final del partido, si bien terminamos defendiendo, ya sabíamos que estaba ganado. Eso generó confianza en el equipo.

   —¿Para el tercero (hoy) qué hay que esperar?

   —La idea es seguir mejorando. Si bien en el primer partido con Francia pudimos hacer varios tries tuvimos otras oportunidades en las que si estábamos mejor parados en cuanto a la estructura, podríamos haber hecho mucha más diferencia pero no las vimos. El objetivo es ese: respetar bien el sistema de juego, saber cuándo y dónde estar parados para poder aprovechar esas chances que no supimos leer y enfocarnos en las debilidades.

   —¿Puede ser que en el inicio de la ventana haya atentado contra el juego cierta falta de confianza a partir de las derrotas en el Súper Rugby (12 jugados, 10 derrotas)? Porque Jaguares o Pumas, son ustedes mismos con distinta piel.

   —La realidad es que sí, veníamos un poco golpeados por Jaguares, pero nunca perdimos la confianza. El equipo entero, con los entrenadores, tanto de Pumas como de Jaguares, confiamos en el otro y esa confianza va más allá de los resultados. Hace que uno no baje los brazos y también el apoyo de la gente. Obviamente en Jaguares todos buscan ganar pero nosotros buscamos además otras cosas. O sea, somos los primeros en querer ganar, pero tenemos que jugar bien al rugby para llegar a Los Pumas. Hay una presión pero la camiseta argentina te genera un extra que sentimos. Si bien sí, somos la base de los Jaguares o todos Jaguares, hoy estamos en Los Pumas, el seleccionado mayor con todo lo que representa. Nos dolería jugar o perder como pasó con Jaguares pero tuvimos la suerte de ganar estos dos partidos. Y no me acuerdo si hubo otra oportunidad como esta de lograr tres triunfos (si ganan hoy) en una ventana de junio. Así que el gran objetivo es darle el cierre de oro.

   —Lo del Mundial puso la vara alta, la gente se impacienta. ¿Hay presión por tener que ratificar todo lo bueno que se hizo en 2015, demostrar que eso no fue casualidad?

   —Somos conscientes de lo que hicimos en el Mundial y de que no podemos relajarnos, nosotros solos nos metimos en ese papel, nos divierte, nos gusta, sabemos que no somos los favoritos pero tampoco somos la banca. Hoy nos metimos en ese "quilombito" que nos motiva mucho. Ya no somos el equipo que sale a hacer lo que puede, queremos ganar todos los partidos, sabemos que podemos. Si bien tenemos muchos errores o diferencias con lo que fue el equipo del Mundial confiamos mucho en nosotros y sabemos que cada partido que jugamos es a ganarlo, confiamos en que podemos hacerlo y esa presión está buena. La gente lo nota, te pide que ganes y que juegues bien.

   —Precisamente. Antes no se hablaba tanto de las formas. Hoy sí. Hoy se habla de cómo juegan estos Pumas. ¿Ese es un mérito más?

   —Cada forma, mientras dé resultado va a hacer que la gente y los jugadores estén satisfechos. Lo del 2007 no fue lo del 2015 porque lograron un tercer puesto (en el Mundial), así que nadie se quejaba de la forma de jugar de Los Pumas. En el Mundial pasado tampoco se discutía la forma, hasta que nosotros mismos nos sorprendimos por el nivel que logramos. Ahora estamos intentando volver a hacerlo. Es muy difícil porque cada vez te conocen más. Si bien nosotros jugamos en Jaguares el sistema de juego es muy parecido, entonces los demás equipos tienen más videos para ver, nos estudian más y está en nosotros seguir creciendo y generando individualidades y jugadas colectivas para quebrar esas defensas tan organizadas. Personalmente estoy orgulloso y muy feliz por el momento en el que me tocó estar en Los Pumas. Fui al Mundial en el que peleamos una semifinal, le ganamos a Irlanda haciendo 40 puntos. No recuerdo algún partido de Los Pumas jugando así, y me tocó estar en ese equipo, así que está buena la forma y que la gente nos presione porque genera confianza, sabiendo que esperan de nosotros algo mucho mejor.

   —Entonces la impaciencia de afuera adentro repercute bien.

   —Sí, como motivación. En un momento se escuchó hablar mucho de Jaguares, cuando no se encontraban los resultados, que la presión, que los viajes... Pero para los jugadores no hay mejor motivación que medirse con los mejores, que estar en un seleccionado, ya sean Jaguares o Pumas.

   —¿Molesta un poco tener que andar explicando las derrotas?

   —Me pasa con mis amigos, a veces en el grupo de whatsapp se olvidan de que estoy y a veces hablan mal. Pero bueno, la gente no ve muchas cosas que nosotros vivimos. Es un privilegio estar a donde estamos, nosotros también dejamos muchísimas cosas de lado para estar acá. Hoy cobramos un sueldo pero seguimos siendo los mismos jugadores. No molesta que se hable, pero hay formas. No es bueno criticar sin saber y a las críticas constructivas siempre las tomamos. Sabemos qué cosas leer y qué no. Eso también es profesionalismo.

   —Hablabas de las cosas que no tienen respecto a la versión mundialista, ¿están muy lejos de eso?

   —No creo, pero el equipo siente la pérdida de jugadores como Horacio (Agulla), Corcho (Fernández Lobbe), Chelo (Bosch), Juan Imhoff o el Toro Ayerza. Son jugadores titulares en Los Pumas pero hoy hay otros que están reemplazándolos de la mejor manera, como (Santiago) Cordero, Lucas Noguera Paz, la Pantera (Montero) o Santiago García Botta. Puedo nombrar a todos los que están acá porque son estupendos pero obviamente la ausencia de esos jugadores de tanta calidad se nota. Pero la experiencia y el tiempo van a hacer que el equipo se ensamble otra vez. El objetivo es el Mundial de Japón (2019), hay que tratar de llegar mejor o igual que al Mundial pasado.

   —Volviendo al último test ante Francia y teniendo en cuenta que te toca jugar de entrada, ¿con qué cosas sentís que te irías conforme?

   —Trataré de jugar todo lo que pueda y darle al equipo lo que necesite en cada momento. Si necesita alguna salida para los forwards en la que yo como centro tenga que ir adelante o trasladar más el juego y poder ver las debilidades de Francia creo que podría ser un objetivo grande cumplido, es lo que me propongo, como 12 tratar de involucrarme en la defensa y en el ataque para poder lograr esas metas que nos planteamos en la semana, como quebrar la línea de la defensa de Francia y así llegar a los tries.

15.10

Comentarios