Información Gral
Miércoles 08 de Junio de 2016

David Copperfield tuvo que revelar el secreto de su truco más célebre

El ilusionista británico David Copperfield fue obligado por imperio de una demanda judicial a revelar cuál es el secreto de uno de sus trucos más famosos, la "desaparición" de 13 personas que acuden a su espectáculo.

El ilusionista británico David Copperfield fue obligado por imperio de una demanda judicial a revelar cuál es el secreto de uno de sus trucos más famosos, la "desaparición" de 13 personas que acuden a su espectáculo. El querellante es un connacional del mago, el chef Gavin Cox, quien durante un show en La Vegas sufrió un accidente al participar del célebre acto.

Copperfield contó ayer como hace su pase de magia más conocido: utiliza una cortina, esconde a los 13 participantes detrás y luego un ayudante los hace pasar por un túnel hacia otro lado.

Hace tres años, Cox fue seleccionado por Copperfield en el hotel y casino de MGM en Las Vegas para ser parte ser del truco "Vanishing audience". El chef, junto a otras doce personas, entró en una estructura metálica con 13 sillas, que después fue suspendida en el aire. Una vez sentados todos, el mago dejó caer una cortina que cubrió toda la plataforma, mientras los participantes la iluminaron con linternas desde dentro. Se supone que, gracias a la magia de Copperfield, los seleccionados desaparecieron. No obstante, fueron conducidos por un pasillo secreto hacia las afueras del teatro para volver a aparecer en la parte trasera del escenario, deslumbrando a toda la audiencia. Un truco que en los 15 años que el mago lleva realizándolo no ha sido traumático para ninguno de los más de 100.000 participantes.

Excepto para Cox, quien alega que el equipo de Copperfield lo presionó tanto para que corriera por el corredor oculto, que se cayó, dislocándose el hombro. Lesión por la que ha tenido que ser operado numerosas veces de su espalda y cuello, provocándose un daño permanente al cerebro, similar al Parkinson, según su versión.

"Ellos (el equipo de Copperfield) gritaban «¡Rápido!, corre, corre, corre». Era como un pandemónium. No sabías donde debías ir. Era oscuro. Había manos empujándome en mi espalda. Entonces, cuando di vuelta en una esquina, mi pie tropezó y caí contra el suelo", comentó Cox al Daily Mail. Sin embargo, la defensa de Copperfield se ha mantenido firme contra la acusación.

La demanda, que ya lleva tres años en tribunales, pretende que el mago indemnice a Cox.

Comentarios