Edición Impresa
Sábado 08 de Agosto de 2009

Danilo Kilibarda: "Bajó el nivel de la primaria"

"Ni soñar". Eso es lo primero que dice Danilo Kilibarda para responder que no volvería a ocupar un cargo en la función pública, tal como lo hizo cuando fue ministro de Educación en el primer gobierno de Reutemann. "Si me preguntás cuántos alumnos hay en la provincia ahora, no lo sé", dice para asegurar que hoy está en "otra cosa".

"Ni soñar". Eso es lo primero que dice Danilo Kilibarda para responder que no volvería a ocupar un cargo en la función pública, tal como lo hizo cuando fue ministro de Educación en el primer gobierno de Reutemann. "Si me preguntás cuántos alumnos hay en la provincia ahora, no lo sé", dice para asegurar que hoy está en "otra cosa". Afirma que se jubiló "hasta de la abogacía", que se dedica a leer "los filósofos clásicos" y mucho sobre otra de sus pasiones: el derecho penal.

Su gestión al frente de la Educación santafesina duró apenas 110 días (de diciembre de 1991 a marzo de 1992). Las crónicas de LaCapital recuerdan que al asumir había manifestado preocupación "por los bajos sueldos docentes" y al renunciar que "merecía un poco de más de confianza" de los gremios.

"Recuerdo que influí mucho para que los gremios privados y públicos, que eran irreconciliables, trazaran lazos comunes", comenta hoy el abogado penalista y ex diputado provincial.

Nunca se mostró apurado por la aplicación de la transferencia de escuelas de la Nación a las provincias, que golpeaba la puerta de su ministerio (el paso previo al desembarco de la ley federal). Es más, consideraba que en tan trascendente decisión debían participar los gremios. Muchos atribuyen que no haber encarado esa transferencia significó su salida del ministerio.

Aunque insista en que está desentendido, igual habla de educación. "Hay un 20 por ciento de ausentismo docente, una locura, nosotros logramos bajarlo del 24 al 11 por ciento, cortando las comisiones de servicio y con un presentismo muy discreto, tratando de proteger al maestro, porque normalmente no es faltador".

Opina que la calidad de la escuela primaria "ha bajado". "Lo noto en los chicos, se ha perdido el hábito de la lectura con este invento de internet. Nada se ha inventado más importante que la imprenta, es irreemplazable", finaliza.

Comentarios