Edición Impresa
Sábado 09 de Mayo de 2009

Daniel Brailovsky: "El jardín no reemplaza a la familia"

Para el docente e investigador Daniel Brailovsky, en la educación inicial confluye el derecho de los chicos a recibir enseñanza formal y el de las madres a insertarse en el mundo laboral. Entiende que en aquellos sectores vulnerables sin una cultura letrada desde el hogar, la escolarización temprana "actuaría de forma compensatoria".

Docente y licenciado en educacion inicial, Brailovsky integra el equipo del área de Educación en la Universidad Torcuato Di Tella (Utdt), y es formador de docentes en el Instituto “Sara Ecleston” de Buenos Aires. Rescata la extensión a cuatro años de los planes de estudio de los profesorados de jardín y nivel inicial, porque "ofrece más oportunidades para formarse mejor"

¿Cuáles son los problemas de esta franja etaria que el jardín no debería desatender?

Es cierto que desde el punto de vista de la logística familiar, para una madre que tuvo un bebé y que resignó distintas obligaciones en el primer año de vida, la reinserción laboral se vería mucho más facilitada si el chico puede ir al jardín. En todo caso, hay que ver cómo las políticas pueden hacerse sensibles a las necesidades de la población. Es así que desde el punto de vista de lo pedagógico en el nivel inicial confluyen dos derechos: el de los chicos a recibir una educación formal desde la primera infancia, y el de la familias -sobre todo el de las mujeres- a reinsertarse en el mundo laboral y a poder compatibilizar sus tareas domésticas con las productivas.


Sobre todo para los sectores vulnerables hay quienes piden garantizar el jardín para los más chiquitos, ¿coincide con esta idea?

Me parece que el jardín, como la escuela, no reemplaza a la educación de la familia. En muchos casos se sostiene que en hogares en donde existen muchos libros y en donde hay una cultura de la alfabetización desde la influencia ambiental, favorecen el contacto de los chicos con cierta cultura letrada, y esos chicos seguramente van a ser más exitosos en la escuela que otros en cuyos hogares no existe una presencia permanente y espontánea de esta cultura letrada. En ese sentido, la escolarización temprana de chicos de hogares más desfavorecidos actuaría de forma compensatoria. Ese es el fundamento que sostiene esta postura, donde la escuela estaría compensando estas desigualdades en un punto. Pero esto se da en un nivel que tiene menos que ver con la formación en los contenidos escolares y más con la socialización primaria.

¿Qué opinión tiene sobre la extensión a cuatro de los planes de estudio de los profesorados de nivel inicial?

Me parece que todo avance en los planes de formación docente que mejore la calidad de los futuros maestros es bienvenido. Una carrera de cuatro años, en principio, ofrece más oportunidades para formarse mejor que una carrera de menos años.

Comentarios