Cultura y Libros
Domingo 27 de Agosto de 2017

Libros nuevos

La eficacia de un narrador sin vueltas

El fútbol, de la mano, de Eduardo Sacheri, Alfaguara, 168 páginas, $249.

"Estos años de escribir columnas fueron, para mí, un estupendo modo de dialogar con otras personas. De hablar de fútbol. Fue como conversar en la tribuna, mientras esperás que salgan los equipos". Historias de vida y de fútbol, casi cuentos, postales, injurias, tomas de posición, declaraciones de principios es lo que ofrece este nuevo libro del siempre entretenido Eduardo Sacheri, que reúne textos escritos entre 2013 y 2015 para la revista El Gráfico.

Enigmático viaje hacia el misterio del propio destino

La visitante, de Claudia Solans. Adriana Hidalgo, 208 páginas, $320.

La novela se abre en Tucumán, lugar al que llega la ingeniera Fátima Moran. Su propósito es pragmático: realizar una investigación y finalizar su tesis. No sabe, al llegar, que la espera otro viaje más decisivo, más a lo profundo de esas tierras vacías y despobladas a las que los españoles de la conquista dieron el nombre de valle de Tafingasta, tierras que, imperturbables, siguen gravitando sobre la vida y el destino de los hombres que las habitan.

Un atroz asesinato como origen de una obra maestra


El negro corazón del crimen, de Marcelo Figueras. Alfaguara, 479 páginas, $416.

Un crimen atroz empuja a un escritor de ficciones policiales a convertirse en detective. Las fronteras entre ficción y realidad se le desdibujan. Porque ese crimen terrible existió.Y el escritor-detective tenía 29 años en 1956 y se hacía llamar Rodolfo J. Walsh. Figueras reconstruye esos meses de investigación durante los cuales se gesta el libro más emblemático de Walsh: Operación masacre. Pero también narra la transformación de ese joven en el Rodolfo Walsh que hoy conocemos

Reflexiones sobre el conflictivo pasado nacional

La condición argentina, de José Pablo Feinmann. Planeta, 408 páginas, $349.

Existen momentos en la historia que requieren de reflexión para comprender qué es lo salió mal. La Argentina es un país tramado por acontecimientos trágicos y luminosos que parecen sucederse unos a otros sin que ninguna construcción permanezca. ¿Es ésta su condición inmanente? José Pablo Feinmann define aquí la condición argentina como la serie de constantes que dieron forma a nuestra identidad, pero que, sin embargo, "no constituyen una determinación ni un destino".

Comentarios