Cultura y Libros
Domingo 08 de Octubre de 2017

El añejo enfrentamiento Rosario-Santa Fe, bajo la aguda mirada de un periodista

Osvaldo "Coni" Cherep llegará a la ciudad el jueves con su primer libro, donde pone la lupa en un tema tan oculto como urticante. También reflexiona acerca de la libertad de expresión

El periodista santafesino Osvaldo Coni Cherep presentará el próximo jueves su primer libro, Razones y sensaciones para sentarse a escribir, un trabajo de doscientas páginas editado por Homo Sapiens. Cherep, de larga trayectoria en la radio y la televisión de la ciudad de Santa Fe, fue fundador del sitio Notife.com y de la Revista Puerto Negocios. Actualmente trabaja en la gestión de comunicación de Miguel Lifschitz.

Cuenta el autor que tomó la decisión de publicar "gracias a un empujón que me dieron algunos amigos que me venían insistiendo con que lo hiciera, aunque el libro terminó siendo una cosa totalmente diferente a lo que pensé cuando empecé a pensarlo. Yo tengo el hábito de escribir, publico semanalmente en un blog, pero la experiencia de publicar implica un compromiso inédito para mi. Significó una experiencia nueva, y una exploración más profunda".

"Es un libro de ensayos, ese es el género que corresponde usar. Es verdad que en el primer capítulo hice un trabajo de recopilación histórica, centrado en las diferencias que a lo largo de los últimos dos siglos vienen teniendo Rosario y nuestra Santa Fe, pero no tiene la categoría de historia científica, ni mucho menos. Es una interpretación, una hipótesis personal de las razones que alimentaron ese conflicto, que concluye en el presente".

"Hay una serie de hechos que leídos a distancia parecieran tener concatenación, y hay una continuidad en la tensión que hoy aparece sostenida en otros ámbitos. Hoy no mandan los obispos, pero hubo tiempos en los que sí. Santa Fe tiene una riqueza de conflictos que nos frustraron grandes oportunidades. Para mí, claro".

"Hay nombres, hay crímenes, hay golpes de Estado, hay asuntos sin resolver, y hay una curiosa línea de reiteraciones que terminan siendo apasionantes. Me llevó algunos meses de lecturas, de revisar archivos"

"En Santa Fe el primer capítulo recibió algún reproche de rosarinidad. Eso implica que lamentablemente sigue latente un conflicto que involucró a hombres clave de nuestra historia como Nicasio Oroño, Lisandro de la Torre o el casi olvidado Manuel Menchaca. Ellos pretendieron avanzar sobre asuntos que fueron sepultados por el poder omnímodo de la curia santafesina,que fue mucho hasta la caída de Storni, casi en coincidencia con el final de Reutemann. Es decir, hasta el fin de lo que muchos denominan la era clerical-patricia en la Casa Gris. Hoy la resistencia santafesina sigue, pero cambiaron los ámbitos, y la Casa Gris tiene otros inquilinos".

Cherep, que desde la asunción de Miguel Lifschitz ocupa la Subsecretaría de Medios del Gobierno provincial, cuenta que en el libro hay "otro ensayo largo sobre el ejercicio del periodismo de provincia", que para él terminó siendo "una especie de descargo generacional, aunque prefiero llamarlo autocrítica. Es una reflexión sobre el oficio, sobre los condicionamientos, sobre nuestras dificultades para defender lo esencial, que es la libertad de expresión. Los periodistas pensamos en la libertad sólo cuando nos afecta individualmente. Todo este tiempo de distancia me enseñó a entender que lo prioritario debe ser la protección sagrada del pensamiento del otro."

Finalmente Cherep cuenta que el libro se completa con "textos cortos inéditos, otros que publiqué hace años, y tienen una variedad muy ancha de temas. Desde lecturas sobre la violencia en Santa Fe, pasando por el narcotráfico, China Zorrilla, Messi, Alberto Maguid o el Indio Solari".

El regreso de un clásico que no perdió pimienta

Plegarias atendidas, de Truman Capote.. Lumen, 224 páginas, $329.

En este breve y maravilloso volumen, el célebre escritor norteamericano expone sin tapujos el mundo rutilante del que formó parte. Cuando su círculo social lo condenó por contar intimidades, Capote respondió: "¿Qué esperaban? Soy escritor y me sirvo de todo. ¿Es que esa gente pensaba que me tenían para entretenerlos?". "La novela que Proust habría escrito si hubiera vivido en Nueva York", se dijo de este clásico que no ha perdido nada de su pimienta.

Comentarios