Cultura y Libros
Domingo 30 de Julio de 2017

Cine para celebrar

Entre el miércoles y el domingo se desarrollará la muestra local del Bafici, el festival de cine independiente. Una selección de películas premiadas que merecen un lugar en la agenda de los rosarinos

Quince películas para celebrar los quince años del Bafici Rosario, la muestra organizada por Calanda Producciones que trae a las pantallas rosarinas una selección del festival de cine independiente que todos los años se realiza en Buenos Aires. Entre el miércoles y el domingo, inclusive, podrán verse filmes premiados y tener contacto con directores, actrices y actores. Se anuncia, además, una Fiesta de Quince para festejar el aniversario.
   Premiadas por su guión, dirección o actuación, aquí las películas que los rosarinos podrán ver en dos cines: Arteón (Sarmiento 778) y Del Centro (Rioja 1640, Shopping del Siglo).
   La película que abrirá la muestra, el miércoles, a las 19, en el cine Arteón, será París era una fiesta, dirigida por Sylvain George. París y sus paisajes urbanos, recorridos por un joven extranjero y aislado. Ataques, estado de emergencia, azul-blanco-rojo, revueltas, furia, violencia, silencio y diversión en una película poética. No basta con reconfigurar los mapas y acostumbrarse a las nuevas normas de control en los aeropuertos, ahora es también el momento de redefinir el imaginario que teníamos de los lugares, de las ciudades: Londres ya no es más Londres, París ya no es más París. Sylvain George es un pionero en esa reformulación de los espacios, y las conclusiones que tiene hablan de sombras casi inescrutables y de viejos esquemas narrativos que en el actual contexto podrían haber perdido toda razón de ser. París era una fiesta es la nueva estrofa en un largo poema que antes se detuvo en las razias del Calais francés y en las represiones policiales en el Madrid del 15 M; un lúgubre cantar de gesta que nos habla de la debacle europea con voz queda y desde el fondo de un túnel oscuro. Imperdible continuación de la obra poético-cinematográfica de Sylvain.
   Luego, y como función de apertura, a las 21 llegará al Arteón Las cinephilas, de María Alvarez. La película ganó el Premio del Público Competencia Argentina del Bafici y se verá en la pantalla de calle Sarmiento con la presencia de la protagonista argentina. Las cinéfilas del título son mujeres jubiladas de Argentina, España y Uruguay que van al cine todas las tardes. Como una gotera, la ficción se va colando en sus vidas y deja huellas en la memoria. Las cinephilas es un documental sobre mujeres que van al cine, pero que no necesita suspenso ni plagios para ser más grande que la vida. Participará de la función Estela Clavería.
   La segunda jornada del Bafici Rosario, el jueves, abrirá a las 19, en Arteón, con Como me da la gana II, película chilena dirigida por Ignacio Agüero. El filme es la secuela de una anterior de igual título realizada hace treinta años, en la que interrumpía rodajes ajenos para preguntar qué sentido tenía filmar bajo la dictadura de Pinochet. Ahora Agüero pregunta "¿Qué es lo cinematográfico de tu película?" a cada director con el que se cruza. Sin desidia ni trampas, con honesta curiosidad, busca resolver esa incógnita entre la nueva generación de cineastas, así como lo hizo hace décadas. Pablo Larraín, José Luis Torres Leiva y varios más arriesgan respuestas variadas e individuales, tan únicas como sus cines, mientras Agüero busca las suyas en la experimentación con la forma y la narración de su propio documental. El filme obtuvo el Premio de la Competencia Internacional del FID Marselle de 2016.
   Y mejor no moverse del cine porque a las 21, en la misma sala, podrá verse Orione, de Toia Bonino, quien ganó el Premio a la Mejor Dirección en la Competencia Argentina, del Bafici. Ale robaba y la policía lo mató en un operativo luego de ser delatado. Un rompecabezas de elementos visuales y testimoniales sumerge al espectador en esta historia sin solución. A partir de un hecho particular, Orione obliga a ver situaciones que muchas veces son ignoradas. Bonino muestra todo lo que implica y todo lo que duele (aunque se aprenda a vivir con ello), eso que la TV estandariza para que sea un titular más.
   Una obra de ficción compuesta como si fuera un documental o quizá el reverso de esa definición, difícil ubicarse en un solo lugar para describir Un secreto en la caja, la película de Javier Izquierdo que ganó en el Bafici el Premio al Mejor Director en la Competencia Latinoamericana y que se verá el viernes, a las 19, en Arteón. La película explora la vida del escritor ecuatoriano Marcelo Chiriboga, figura mítica del boom latinoamericano de la década del 60, nacido en las páginas de algunos de los textos de José Donoso y Carlos Fuentes. Una suerte de escritor fantasma, que este falso documental hecho de jirones de imágenes de archivo, reportajes simulados y aparentes entrevistas pone en evidencia en cuanto artilugio para contar una realidad, la del tan mentado boom pero también la de Latinoamérica. Un secreto en la caja no es solo un documental falso, sino que bordea y recorre los límites de la ficción, el gran tema de la película.
  En la función de las 21, también en Arteón, se verá Toublanc, la película de Iván Fund, director que estará presente en la proyección. Filmada en Santa Fe y París, está inspirada en la obra de Juan José Saer, pero sus imágenes componen un lugar aparte, ese que el reconocido escritor llamaba "la ciudad". Un policía vuelve a su pueblo para investigar un asesinato; una profesora se queja de un caballo que han dejado abandonado. Un día encuentran un hombre muerto y no hay rastros del caballo, que es el único testigo del homicidio. En Toublanc confluyen dos relatos que, a medida que avanza el filme,irán espejándose hasta volverse parte de un todo indivisible.
Sábado a puro cine
Cinco películas esperan el sábado a los rosarinos en la muestra local del Bafici, además de una selección de cortos premiados (ver aparte). A las 18, en Arteón, se proyectará Madregilda, de Francisco Regueiro. La carrera de Regueiro abarca treinta años, diez menos que la dictadura franquista. Se comprende así que todas sus películas parezcan temerosas cartas de desafío al caudillo. La inabarcable y exuberante Madregilda recuerda a una suerte de Blade Runner tragicómica en una noche oscura del alma de esos "cuarenta años de aburrimiento" en la que Pepe Sacristán ajusticia a los miembros de su regimiento que violaron a su mujer, hasta llegar a El Niño: el general Franco. Madregilda es además el único material noble filmado sobre Franco y parte de la justa retrospectiva que este Bafici ofreció de la obra de Regueiro para reírse hasta de los dictadores.
   Luego, a las 20, también en Arteón, podrá verse Reinos, de Pelayo Lira. Alejandro, un estudiante de primer año, y Sofía, quien está haciendo su tesis, se conocen en la universidad. Allí construyen una relación asimétrica: él está enamorado mientras que ella solo quiere ver satisfechos sus deseos sexuales. Una película sobre la juventud, el amor, la atracción, el sexo, la pareja y la imposibilidad de todo eso. Reinos es no solamente una ópera prima de extraordinaria potencia emocional, sino además una de esas que saben mostrar cómo se miran los personajes. Daniela Castillo logró el Premio a la Mejor Actuación Individual.
   También a las 20, pero en una sala de Cines del Centro, se proyectará La vendedora de fósforos, de Alejo Moguillansky, elegida como la Mejor Película de la Competencia Argentina de Bafici. Hace unos años el vanguardista Helmut Lachenmann montó en el Teatro Colón una ópera que tenía como base La vendedora de fósforos, de Hans Christian Andersen. La película de Moguillansky parte de ese suceso para construir un relato que tiene como protagonista a una pareja: Walter, contratado para hacer la regié de la ópera, y Marie, que sobrevive como acompañante de una gran pianista. Problemas económicos, una hija que se cría como puede entre los dos y la obra, que incluye a un foco guerrillero de la Alemania de los setenta, va desandando la puesta entre conflictos gremiales de la orquesta y todos los problemas sociales que se filtran en el teatro. El director inventa para los personajes un recorrido continuo por la ciudad, postula el desplazamiento casi musical de los actores por el plano como una de las formas eficaces de hacer surgir eso que llamamos cine y reflexiona acerca de la naturaleza esquiva del arte. La película se proyectará con la presencia del director, actores y actrices.
   En el mismo cine, a las 22, Bafici Rosario ofrecerá El candidato, de Daniel Hendler, con Diego De Paula, Alan Sabbagh, Ana Katz y Verónica Llinás en el elenco. Martín Marchand se lanza a la contienda política. Sus asesores, reunidos en su casa de campo, diseñan su perfil para la campaña. Pero algunos han llegado hasta allí para dinamitar las fantasías del candidato. El segundo largometraje de Hendler como director es uno de los más anómalos que hayan salido de Latinoamérica en mucho tiempo: comedia alrededor de un candidato, o de la construcción de un candidato, o de los usos y costumbres en torno a una política que ya no es. Un filme en el que se imprime una mirada particular sobre el cine, los diálogos, la actuación y la distancia cómica.
   Y también el sábado, a las 22, pero en Arteón, se verá Las malcogidas, de Denisse Arancibia Flores. Se trata de una ácida comedia musical que retrata la historia de una mujer de treinta años en busca de su primer orgasmo. En paralelo, se esfuerza para bajar de peso y complacer a su abuela mientras intenta ganar el dinero que necesita su hermano para una operación de cambio de sexo. Las malcogidas impone su título como un cachetazo, con orgullo apenas disimulado y con el convencimiento de que el efecto cómico puede traer consigo, también el dejo de una emoción inesperada. Las malcogidas es una comedia incorrecta.
   La última jornada de la muestra, el domingo, comenzará a las 18, en el cine Arteón, con Todo sobre el asado, de Mariano Cohn. Pocos fenómenos revelan con mayor originalidad y precisión los rasgos de la identidad argentina como el asado. Por primera vez una película le hace frente a esta tradición casi sagrada con una mirada filosa e incorrecta. El Negro Alvarez es el parrillero convocado por los cineastas para prender el fuego de la narración. El documental busca desafiar al espectador al replantear algunos mitos y tradiciones en torno a la parrilla.
   Cícero impune, de José Celestino Campusano, se verá a partir de las 19.30 en Cines del Centro. Cícero es un violador serial que droga y abusa de las mujeres que recurren a él en busca de apoyo espiritual o sanación. Sus contactos con policías y políticos locales intimidan a las parejas de sus víctimas. Exhibiendo una fluidez notable, con un gran aprovechamiento del espacio para retratar las formas menos hospitalarias de la vida, la película transita un asunto policial en el que no hay instituciones sino hombres y mujeres solos, amalgamados por lazos cuya eficacia se pone a prueba en cada escena. Una película desencantada, donde ni siquiera el deseo saciado de venganza es capaz de traer consuelo alguno.
   En tanto, a las 20, en Arteón, podrá verse Adiós entusiasmo, de Vladimir Durán, elegida como Mejor Película en la sección Vanguardia y Género del festival. Un niño de diez años, Axel, vive en un departamento con su madre y tres hermanas. A partir de un acuerdo secreto entre hermanos y como forma de preservarse, juegan a ser los carceleros de la mujer. Película siempre excéntrica, se trata sin dudas de una de esas criaturas que imponen sus postulados en la pantalla con el convencimiento declarado de que no se ganan espectadores dándoles lo que esperan encontrar, sino tomándolos de rehenes, haciéndolos parte de su lógica.
   Y Atrás hay relámpagos, de Julio Hernández Cordón, cerrará el domingo la muestra, en Arteón, a las 22. Una buena oportunidad para ver cine centroamericano. En el filme, Sole y Ana recorren la ciudad en sus bicicletas. En un auto estacionado en el jardín de la abuela de Sole, las chicas encuentran algo que preferirían olvidar lo más rápidamente posible. Si hay una proeza que Hernández Cordón consigue con rara perfección es la de zambullirse en los torbellinos de la adolescencia y volver con las manos cargadas de cine.
   Bafici Rosario empieza el miércoles y están todos invitados.

Fiesta

El sábado por la noche habrá una fiesta para festejar los 15 años de la muestra. Será en Downtown, Urquiza 1285, al finalizar las proyecciones del día. Habrá música con Gime Domínguez y Charlie Egg, y actuarán Vilma Echeverría y Gustavo Maffei.
Quienes deseen ampliar sobre Bafici Rosario pueden ingresar a www.calandaproducciones.net o www.facebook.com/baficirosario. La entrada general por película saldrá 60 pesos
   Organiza el festival Calanda Producciones (Lucía Pitaro, Tomás Viú, Leonor Reeves, Virginia Giacosa y Rubén Plataneo). Auspician: Incaa, Secretaría de Cultura Municipalidad de Rosario, Ministerio de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fe y La Segunda Compañía de Seguros.


Bonus track

El sábado, a partir de las 16, Bafici Rosario ofrecerá los cortometrajes premiados del festival. Se proyectarán en la sala Arteón. "Un compendio divertido de apuestas audaces", prometen los organizadores. Se proyectarán: Querida Renzo, de Francisco Lezama y Agostina Gálvez; María, de Manuela Gamboa; No aflojes Miriam, de Ramiro Bailiarini y Rafael Federman; Fiora, de Martina Juncadella y Martín Vilela; Nuestra amiga la luna, de Velasco Broca, y La disco resplandece, dirigido por Chema García Ibarra.

Comentarios