La ciudad
Martes 06 de Septiembre de 2016

Culmina un plan para mejorar la producción estatal de medicamentos

El Laboratorio de Especialidades Medicinales (LEM) suma nueva tecnología e infraestructura a su planta.

El Laboratorio de Especialidades Medicinales (LEM) comenzó la última etapa de un proyecto aprobado por Nación, a través del Ministerio de Ciencia y Tecnología, que prevé la realización de obras de infraestructura necesarias para dotar a la institución de un área de investigación y desarrollo.

Esto significa acondicionar el edificio de calle Lavalle 370 casi en su totalidad con la incorporación de nueva tecnología y estructura. Mediante el proyecto, que demandó una inversión de 45 millones de pesos, se logró la compra de más de 90 nuevos equipos de control de calidad y de producción de medicamentos.

La obra implica la reforma integral del edificio incorporando un sector de investigación y desarrollo de medicamentos, la reestructuración de los laboratorios de control y calidad y de las áreas de producción. Será el primer laboratorio público que crea un área de investigación y desarrollo.

Además de la obra, el proyecto contempla el desarrollo de fórmulas y medicamentos de interés para la Salud Pública. Se trata de productos "huérfanos" o que no representan interés para los laboratorios privados. Los nuevos medicamentos abarcan distintos tipos de vitaminas y antiparasitarios, fundamentalmente en presentaciones pediátricas.

Un salto. Para Sergio Maroevich, director del laboratorio, "la concreción de este proyecto significa un salto cuali y cuantitativo, ya que se tendrá una estructura edilicia nueva con áreas de producción adecuadas a las normativas y exigencias del organismo regulador a nivel nacional. Además, el laboratorio va a contar con profesionales dedicados al área de investigación y desarrollo y con nuevos productos que estarán a disposición de Nación, provincia y municipio".

Este proyecto posiciona al LEM en un área de innovación y avanzada, ya que no solo se trata de fraccionar la droga sino de investigarla para dar solución a los problemas de salud.

Maroevich explicó también que el proyecto se formuló hace tres años, en forma conjunta con la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UNR, y contó con un presupuesto original de 43 millones de pesos.

En el marco del proyecto fueron utilizados $25 millones provenientes de un subsidio nacional, mientras que el resto del dinero es aportado como contraparte fundamentalmente por el LEM. Solo en infraestructura, la inversión superará los 20 millones de pesos.

Producción. Constituido como Sociedad del Estado según ordenanza municipal Nº 6310, de 1996, el laboratorio ha podido mejorar su gestión año tras año.

En la actualidad cuenta en su producción con diferentes tipos de comprimidos, variedad de gotas, soluciones para uso interno y externo, pomadas y cremas, antisépticos y soluciones parenterales. Se garantiza de esta manera la atención de un importante número de enfermedades, siendo el objetivo primordial de la empresa la entrega de medicamentos seguros, eficaces y de calidad.

La producción tiene como destino el abastecimiento de efectores de la Secretaría de Salud Pública de Rosario, como las farmacias de los 51 centros de salud, efectores provinciales y Samcos, y el Ministerio de Salud Publica de Santa Fe (con quien se firmó un contrato de suministro de sueros). Además, a través de licitaciones y/o gestiones directas de compras, el LEM provee al Ministerio de Salud de la Nación, el Servicio Penitenciario, la Municipalidad de Río Cuarto y la provincia del Chaco, entre otros.

Desde 2011, la planta de sueros cuenta con un laboratorio propio de control de calidad y un departamento de gestión de la calidad. Casi el 100 por ciento de los sueros utilizados en la provincia son producidos en el LEM y el 50 por ciento de los comprimidos básicos esenciales son elaborados en forma coordinada por los dos laboratorios públicos existentes en la provincia.

En ambas plantas se desempeñan más de 90 empleados, entre los cuales hay profesionales distribuidos en distintos sectores de producción, control de calidad, gestión de la calidad, mantenimiento y administración. El resto se distribuye entre técnicos y operarios en sus respectivas áreas.

El LEM cuenta desde 2004 con la habilitación de Anmat y la certificación nacional de varios de sus productos y está considerado entre los laboratorios de producción pública mejor posicionados del país, siendo el único en haber ganado varias licitaciones internacionales.

Comentarios