Edición Impresa
Sábado 27 de Junio de 2009

Cuidar la salud tiene premio

Proyectaron ideas para que la inclusión educativa no sea sólo un eslogan, pero además se anticiparon a una problemática que por estos días preocupa a la sociedad: el cuidado de la salud. Todo eso mereció que ganaran un premio en un certamen nacional del que participaron escuelas de todos el país. Se trata de la Escuela Nº 1.294 "2 de Abril" de Granadero Baigorria.

Proyectaron ideas para que la inclusión educativa no sea sólo un eslogan, pero además se anticiparon a una problemática que por estos días preocupa a la sociedad: el cuidado de la salud. Todo eso mereció que ganaran un premio en un certamen nacional del que participaron escuelas de todos el país. La protagonista de este reconocimiento es la comunidad educativa de la Escuela Nº 1.294 "2 de Abril" de Granadero Baigorria.

"Estrategias innovadoras para la inclusión educativa y la promoción de pautas de autocuidado de la salud", así se llama el proyecto elaborado por la escuela de Baigorria para la convocatoria 2009 del Concurso Nacional de Proyectos "Comunidades Fundación Mapfre". El premio, 18 mil pesos que piensan destinar para la compra de equipamiento y el financiamiento de actividades educativas.

Pero en esta propuesta la "2 de Abril" no trabajó sola. También se sumaron a la iniciativa la Escuela Técnica Nº 550, el Jardín Nucleado Nº 253, el Instituto de Educación Superior Nº 22 y el Centro de Salud Nº 30 Santa Rita.

La temática elegida no es casualidad: se inscribe en el contexto social de la escuela, preocupada por garantizar el acceso a la educación. Según expresa la directora María Luisa Garnero, el proyecto seleccionado por la Fundación Mapfre pretende llevar adelante "estrategias educativas innovadoras que posibiliten mejores condiciones de aprendizaje y propicien la construcción de prácticas y espacios saludables desde el ámbito escolar".

Es así que el trabajo apunta, por un lado, al desarrollo de acciones innovadoras para la inclusión educativa y, por otro, al abordaje de la salud como derecho. Ambas líneas planteadas desde una perspectiva de educación integral.

La directora Garnero destaca la oportunidad de la distinción en este momento en que la Gripe A es una preocupación generalizada. "Desde principio de año estamos trabajando sobre el dengue, y desde hace un tiempo sobre la llamada gripe porcina", dice la docente y recuerda lo valioso que les resultan ahora los recursos obtenidos para las clases.

Cuidados sobre la Gripe A

Mientras en Rosario, las escuelas cierran total o parcialmente sus aulas por la influenza que ya es pandemia, en la escuela de Granadero Baigorria, los educadores enseñan sobre los cuidados clave a los 560 alumnos que asisten entre el 1º y el 7º grados.

"Los chicos trabajan en el aula toda la información necesaria, la comparten con los padres, pero además tenemos un estricto pedido que quienes se enfermen se reintegren a la escuela con la certificación que les da el alta", explica la directora Garnero sobre las medidas de prevención que toman por estos días. Y comenta que "el ausentismo escolar es muy alto por la época del año".

Respecto de la meta de la inclusión que proyectaron, el premio permitirá seguir ampliando las posibilidades de contar con más recursos materiales y humanos para mejorar las condiciones de enseñanza y las posibilidades de alfabetización.

En cuanto al desarrollo de la salud como derecho, el proyecto apunta a construir prácticas y espacios saludables desde el ámbito escolar, sin desvincularse de las condiciones de vida de la población.

Acciones concretas

Para la institución de Baigorria, promover estas prácticas y espacios saludables no es una acción que se agota en la adquisición de información, de conocimientos científicos o de consejos médicos acerca de aquello que "hay que hacer" o que "debe ser".

"Creemos que es necesario superar esta instancia para generar reflexiones y acciones concretas que interpelen las condiciones de vida de la comunidad, los proyectos de vida, las relaciones de género, el uso del tiempo libre y los hábitos de consumo alimentario", argumentan desde la escuela.

Y para llevar a la práctica estos enunciados, la institución organizó el trabajo en torno al derecho a la salud en tres ejes. El primero está pensado para el 7º grado de la primaria y el secundario y tiene que ver con "el derecho a ejercer una sexualidad responsable, a prevenir embarazos y a relaciones de género más igualitarias".

El segundo se focaliza en el derecho a una alimentación saludable y está centrado en los chicos del nivel inicial y de la primaria.

Y el otro es referido al "derecho a vivir en espacios sociales saludables", que piensa en el cuidado del medio ambiente, y esta vez está diseñado para los chicos que están en el jardín , la primaria y la secundario.

A la hora de saber cómo se trabaja y qué herramientas son válidas para hacer efectivas las ideas proyectadas , desde la escuela citan como clave a las estrategias expresivas. Así tanto la plástica, el teatro, los títeres, la fotografía como las producciones audiovisuales, todas valen en la escuela de Granadero Baigorria para concretar el plan que enseña a cuidar la salud y promueve mayor inclusión.

Comentarios