Edición Impresa
Domingo 21 de Junio de 2015

Cuidados de los ojos con el frío

Hay enfermedades oculares que pueden agravarse en esta época del año. La importancia de la consulta al especialista.

Con la llegada del invierno y el cambio climático es frecuente sentir molestias en los ojos, picazón, sensación de arenilla o cuerpo extraño. Estos signos pueden ser el comienzo de un síndrome de ojo seco que no había sido diagnosticado.
  Este síndrome afecta aproximadamente a un 18% de la población y tiene mayor prevalencia en mujeres por cuestiones hormonales, sobre todo durante el climaterio. También en el embarazo o con el uso de anticonceptivos orales puede aumentar su incidencia. En mayores de 40 años también aumenta pudiendo afectar al 75% de los mayores de 65 años.
  Existen patologías predisponentes como síndrome de Sjogren, artritis reumatoidea, deficiencia de vitamina A o el lupus. En términos médicos se denomina xeroftalmia y es una enfermedad que se caracteriza por la sequedad persistente de la conjuntiva (lamembrana mucosa y transparente que tapiza el globo ocular) y de la córnea.
  Es la consecuencia de una disminución de la función de las glándulas lacrimales al generar una menor producción de lágrimas o una mala calidad de las mismas. Esta condición suele ser subestimada y presenta síntomas como irritación, escozor, picazón, prurito, lagañas, enrojecimiento e incomodidad; esto disminuye la agudeza visual y puede provocar una pérdida significativa de la visión.
  Con el frío estos síntomas pueden verse agudizados y es esto lo que lleva al paciente a consultar más en esta época del año. Para diagnosticarla se realiza un test conocido como prueba de Schirmer, que consiste en colgar una tira de papel secante del párpado inferior durante unos minutos y observar cuánta longitud del papel se empapa; para determinar si el ojo produce la cantidad de lágrimas necesarias para mantenerse húmedo. También se realizan otros test de diagnóstico como el Breack-Up Time de la lágrima, para estimar cuánto duran éstas en la superficie ocular, o el de concentración de lizosima en la lágrima para valorar la calidad de la misma.
  El ojo seco también puede ser ocasionado por el uso de lentes de contacto. Es importante recordarle a estos pacientes que deben colocar lágrimas artificiales sobre el lente de contacto para evitar el daño de la cornea. Hoy existen lágrimas específicas que no empañan ni ensucian estos lentes.
  La exposición prolongada a la pantalla de una computadora puede agravar o desencadenar un cuadro de ojo seco ya que uno al utilizar estos dispositivos electrónicos tiende a parpadear menos, alterando la superficie ocular normal.
  La utilización de colirios con corticoides puede ser a su vez un causante.También se puede generar por algunas quemaduras térmicas o químicas y por el consumo de ciertos fármacos (algunos antidepresivos o antihipertensivos).
  Existen también algunos factores ambientales que pueden generar o agravar este cuadro como la exposición permanente al humo, a la contaminación, al viento, a la altura, al sol excesivo y al aire frío. Muchas de estas condiciones afectan principalmente a personas que viven en lugares caracterizados por esas circunstancias, así como el frío genera y/o agrava cuadros de ojo seco en cualquier punto del país. Esta situación se pudo ver actualmente con el cúmulo de cenizas en el sur del país.

Tratamiento

Existen una gran variedad de tratamientos para el ojo seco. Lo más común es el uso de lágrimas artificiales para combatir temporalmente la sequedad. Para evitar el cuadro se pude recurrir a la aplicación de vitamina A en suplementos (para quienes presenten deficiencia de la misma), la administración de fármacos que estimulen la secreción lagrimal como la ciclosporina o disminuyan la inflamación ocular reactiva.
  Es muy útil consumir productos con alto contenido de omega 3, aceite de pescado y componentes naturales como chia que suelen mejorar radicalmente la calidad de la lágrima.
  Para casos más complicados se utilizan los oclusores del punto lagrimal o “Punctum Plugs”, que son unos tapones diminutos que se colocan fácilmente en el punto lagrimal y hacen que las lágrimas drenen más lentamente, logran que se mantengan mayor tiempo en el ojo y le brinden humedad.

Recomendaciones

Debido a la cantidad de tratamientos que existen es muy importante acudir al especialista ya que, si bien es un problema fácil de identificar, la respuesta debe ser acorde al origen del mismo en cada paciente. No obstante, existen algunos consejos que pueden evitar o aliviar estos cuadros, especialmente, en épocas de bajas temperaturas:

• Pestañar con frecuencia en forma artificial, especialmente, al mirar la TV o utilizar la computadora. Buscar descansar la vista cerrando los ojos durante un minuto cada dos horas de trabajo con dispositivos electrónicos.

• Utilizar anteojos de sol. Inclusive en invierno, ayudan a proteger los ojos del viento y del contacto al aire frío, además generan más humedad ayudando a mantener un film lagrimal más sano.

• En la montaña es indispensable usar protección solar de párpados y anteojos, ya que el clima y el sol en la altura producen cuadros graves de queratitis (lesión corneal por alteración de la superficie ocular, asociada al ojo seco).

• Evitar el uso de colirios con corticoides, que agravan la condición. Mejor aún si puede evitar la utilización de cualquier producto que no haya sido recomendado por un especialista.

• Consumir alimentos ricos en Omega-3 como pescados, vegetales verdes y semillas; que modifican la secreción de grasa del cuerpo (como las lágrimas), dándole una composición más saludable. Así mismo disminuir el consumo de aquellos que poseen Omega-6 como los aceites vegetales, margarinas, carnes y huevos. Hoy existen en el país suplementos vitamínicos de este tipo que cubren con la dosis necesaria para mejorar el film lagrimal.

• No utilizar cremas de párpados (sobre todo aquellas con ácidos de tipo retinoico antiage) sobre todo antes de acostarse ya que éstas irritan tanto la córnea como la conjuntiva y empeoran en el ojo seco. Utilizar demaquillantes específicos para ojo y no el mismo que se utiliza en el rostro ya que son más abrasivos. Es bueno colocar una lágrima artificial una vez retirado todo el maquillaje.

• Evitar ambientes altamente calefaccionados y/o aquellos con loza radiante. En especial aquellos ambientes donde además hay polvo o factores que puedan desencadenar una alergia ocular, empeorando el cuadro de ojo seco. Lo ideal es ventilar reiteradamente para lograr cambios en la humedad del ambiente.
 

Pilar María Nano
Oftalmóloga

Comentarios