la_region
Lunes 13 de Junio de 2016

Cuatro antenas en una manzana

LaCapital recorrió la zona. En una sola manzana, entre una maraña de cables y tensores, se levantan cuatro antenas. La más alta y delgada es de una FM. Desde calle Belgrano puede verse, más atrás, una segunda estructura de grandes dimensiones, a la que se adhieren como hongos varias antenas parabólicas, y que es usada por distintas empresas. Una tercera, más pequeña, se erige detrás y a metros de la Escuela de Amor, un centro de atención a jóvenes con problemas de adicciones. La cuarta, a la que definen como "encubierta", adquiere la forma de un contenedor sobre un tanque de agua. A nadie que no entienda del tema se le ocurriría que es una antena, pero según los vecinos, lo es.

LaCapital recorrió la zona. En una sola manzana, entre una maraña de cables y tensores, se levantan cuatro antenas. La más alta y delgada es de una FM. Desde calle Belgrano puede verse, más atrás, una segunda estructura de grandes dimensiones, a la que se adhieren como hongos varias antenas parabólicas, y que es usada por distintas empresas. Una tercera, más pequeña, se erige detrás y a metros de la Escuela de Amor, un centro de atención a jóvenes con problemas de adicciones. La cuarta, a la que definen como "encubierta", adquiere la forma de un contenedor sobre un tanque de agua. A nadie que no entienda del tema se le ocurriría que es una antena, pero según los vecinos, lo es.

La zona es altamente concurrida, no sólo con fines económicos y comerciales, sino educativos e institucionales. En ese radio funcionan, entre otros, la escuela técnica 672, los colegios Nuestra Señora de la Misericordia, Martín Miguel de Güemes y el San Carlos, los bancos Santa Fe y Nación, el colegio ex Nacional 2, un jardín de infantes, un club, el municipio y la Unidad Regional XVII de policía.

Acompañado por Daniel Romano, activista por los derechos ambientales, y el arquitecto Mario Macieyko (titular de un estudio de Urquiza al 500), Filippini recordó los "innumerables trámites administrativos" para que desinstalaran las antenas, y el apoyo "con más de mil firmas" de esos reclamos de vecinos y de autoridades de los establecimientos de la zona.

Reclamo. "Pedimos que se actúe como en Rosario, donde el mismo Estado se presentó en la Justicia y pidió las órdenes de allanamiento para poder intervenir", dijo.

Romano mencionó que, en alguna ocasión, se había fijado un predio más alejado del ejido urbano para que pudieran instalarse las estructuras, pero que nunca fue usado. Macieyko levantó la vista y mostró un contenedor que apenas puede verse desde calle Urquiza. "Ese es un acondicionador de aire monstruoso, que produce unas vibraciones terribles", contó.

Por Belgrano al 500 está el laboratorio del bioquímico José Baldomar. "Esto es una calamidad, viola todas las leyes. Tengo una antena a cinco metros del laboratorio. Este es el lugar más concurrido de la ciudad, y sobre todo por jóvenes", protestó el profesional. "Hace años hice un reclamo, pero nunca tuve eco. Hay que hacer los necesario para que estas cosas estén en un lugar adecuado", propuso.

La emblemática esquina de los bancos suele ser un hervidero. Allí no sólo concurren vecinos a hacer trámites, sino que gran cantidad de personas permanece horas por trabajo y estudio. La preocupación por las antenas está instalada. Y ahora, en manos de la Justicia.

Comentarios