Edición Impresa
Domingo 02 de Agosto de 2015

Cuando ya no esté

El próximo 5 de agosto Gary Vila Ortiz hubiera cumplido 80 años. Como un homenaje al querido poeta, periodista y amigo, tan talentoso como generoso, publicamos este hermoso texto inédito suyo junto a una imagen que estamos seguros le hubiera gustado, El beso, de Robert Doisneau.

Ese es su ritmo, la forma de estar al mismo tiempo con las dos manos
en las teclas graves del piano
y en las más agudas
y luego sus acordes en las teclas del medio,
pero también en el tono de los violonchelos y en la sonoridad clara del clarinete.
Cómo explicarlo, si no tengo explicación alguna para su presencia,
su presencia que se desliza y llega y se desliza y se va.
Soy un mero juego en las distintas formas del ajedrez que ella ha inventado.
Es el cigarrillo, la sopa de zapallo, su sonrisa,
sus planes que abarcan tantos años que no sé cuántos serán
ni cuántos viviré
de ellos,
pero de su ritmo entre lento y tan rápido
se alimentará mi cuerpo cuando ya no esté
y ella, silenciosamente, siga allí, blanqueando mis huesos,
devorando la piel que ella ha logrado intacta,
ajena a toda corrupción.

Comentarios