Edición Impresa
Sábado 05 de Octubre de 2013

Cuando los saberes académicos se aplican a la región

Jóvenes de Bigand, graduados en la universidad rosarina, desde distintas especializaciones intervienen en la realidad de su localidad

A lumnos y graduados de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) crearon en la localidad santafesina de Bigand un centro de estudios para abordar "la problemática social y mejorar la calidad de vida" de esa zona. El Centro Interdisciplinario de Estudios y Planificación Social (Cieps), indican sus jóvenes fundadores, "tiene como propósito constituirse en un ámbito de estudios con carácter disciplinar y multidisciplinar, transversal y con pluralidad de enfoques teóricos y metodológicos, que estimule el desarrollo de estudios a través de la integración e intercambio de conocimientos que permitan abordar la realidad local y determinar la magnitud de sus problemas, causas y consecuencias".

Integración. "A fines de 2012 conformamos el grupo, formamos el centro y se sumaron otras personas. Al comienzo eramos todos de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la UNR, pero llegaron chicos de otras carreras, como Ingeniería y Abogacía, y una chica que trabaja con el tema niñez, entre otras", indicó Débora Campos, presidenta de la comisión del centro (Ciencias Políticas, Administración Pública), también integrado por Fátima Mozzi (Relaciones Internacionales), Emmanuel Rossi (Comunicacón Social y Letras), al igual que Juan Pablo y Julián Cartabia. Sus edades van de los 23 a los 32 años.

Sobre la formación del grupo, Débora relató: "Todos trabajamos en investigaciones con compañeros de Rosario y, por lo tanto, los trabajos de campo eran siempre en relación con esa ciudad. Sobre Bigand teníamos solamente prácticas individuales y referidas a política, comunicación y relaciones sociales. Entonces nació la idea de hacer algo juntos, financiado por nosotros".

"Decidimos abordar algunas temáticas que nos interesaban y coordinamos metodologías. Logramos el aval de la facultad y estudiamos algunos temas con el apoyo de docentes y tutores. Armamos el centro como entidad sin fines de lucro, tramitamos la personería jurídica y establecimos convenios de extensión con la facultad, mientras algunos profesores ya nos guiaban", añadió.

Sobre los campos que abarcan, explicó que toman "servicios públicos (salud y seguridad), producción y empleo, desarrollo social (juventud y tercera edad), además de cultura y comunicación".

Agregó que: "Tras practicar estudios de campo hacemos un diagnostico, el análisis de los datos y armamos una formulación de proyectos. Luego vienen las fases de gestión, evaluación y ejecución, planteadas mediante trabajo en red. Cada temática es abordada junto a las instituciones que la encaran en la zona, con ellas hacemos relaciones y también nos conectamos con los espacios gubernamentales que abarcan esos temas".

Papel del estado. En lo referido a la participación del Estado en sus trabajos, dijo que en "el área de la juventud tenemos apoyo provincial desde el Observatorio de Política de la Juventud, de la Dirección Nacional de Juventud, con la comuna de Bigand. Vamos concursando proyectos para lograr financiamientos que nos permitan las ejecuciones y la logística, mientras los estudios los podemos costear nosotros. También buscamos participar en los programas de voluntariados y extensión de la universidad rosarina".

Convocatoria. "Ahora, hay una convocatoria —explicó— para proyectos, el próximo 4 de noviembre. Presentaremos nuestra investigación, un ensayo sobre desarrollo local y sobre la problemática de riesgo alimentario. Bigand según el censo 2001 tenía unos 5.070 habitantes. No existen problemáticas de marginación y exclusión, pero sí vulnerabilidad. El 7 por ciento de los habitantes tiene sus necesidades básicas insatisfechas. En el muestreo último había otras mediciones, por ejemplo no abarcaba el tema cloacas".

Control alimentario. "A pesar que en el sur santafesino son pequeños los conglomerados urbanos con necesidades no cubiertas, pensamos que la zona de producción ganadera puede abordar políticas para colaborar con la situación en el lugar y en otras regiones. Se trata de constituir una red de colaboración permanente con actores del sur provincial que logren conformar una red con participación activa de la comunidad", añadió.

"La dinámica de esa colaboración de sectores agrícolas ganaderos se realizará a través de donaciones de granos de los centros de acopio. Tras su procesamiento en harinas, fideos, arroz y aceites, serán enviadas a un centro de almacenamiento, donde el voluntariado haría la clasificación, almacenamiento y distribución a asociaciones de bien común de la región, hogares de niños, instituciones para ancianos, comedores", sostuvo Campos.

"Bigand no posee esas necesidades —agregó—, pero lo planteamos también para las localidades aledañas. Se intenta trabajar sobre la brecha que se abre entre el sistema productivo y la población que no puede insertarse en él. Hablamos de compromiso y responsabilidad, por eso trabajamos con centros de acopio e industrias. Lograr el engranaje es complejo, pero hay apoyo de comunas y municipios y a la provincia también le interesó".

Mapeo de necesidades. Por otra parte, sobre sus investigaciones, señaló: "Tenemos un mapa donde delimitamos las áreas y sus necesidades. Si logramos que funcione, con un mecanismo aceitado, el banco de alimentos para la región puede ser más grande que lo que las poblaciones necesitan y entonces se puede colaborar con otras zonas".

Comentarios