Edición Impresa
Sábado 31 de Julio de 2010

Cuando las empresas apoyan el estudio obligatorio

Motivados por la empresa donde trabajan, 13 jóvenes y adultos retomaron sus estudios secundarios. La experiencia comenzó en marzo de este año y promete continuar. Desde la Escuela de Enseñanza Media para Adultos (Eempa) Nº 1.256 Doctor Julio Maiztegui...  

Motivados por la empresa donde trabajan, 13 jóvenes y adultos retomaron sus estudios secundarios. La experiencia comenzó en marzo de este año y promete continuar. Desde la Escuela de Enseñanza Media para Adultos (Eempa) Nº 1.256 Doctor Julio Maiztegui —que recibió a los alumnos— festejan la iniciativa que definen como "inusual" y esperan se multiplique entre las compañías, industrias y demás empresas de la zona.

  La historia escolar de Federico Bauza es común a la de muchos jóvenes que en la década del 90 debieron debatir su tiempo entre el trabajo y el estudio. "Me quedé en 3er. año, me fui a trabajar, retomé en una Eempa pero debí seguir trabajando siempre con mucha inestabilidad", recuerda para enseguida advertir que "terminar el secundario era algo pendiente".

  Y a los 32 años le llegó esa oportunidad, quizás desde donde no lo imaginaba: desde su propio lugar de trabajo, una conocida empresa distribuidora de alimentos de consumo masivo, que pide expresamente mantener el anonimato.

  "Preguntaron quienes no teníamos terminado el secundario y nos ofrecieron ayuda para continuarlo", resumió Federico que empezó en marzo de este año en el Plan Fines y se graduó en julio pasado junto a otro 4 compañeros. El joven destaca "la fundamental ayuda de los tutores y profesores de la Eempa en sus estudios".

  Celeste Prefacio tiene 22 años y también llegó a 5º año del secundario, pero donde se quedó libre por faltas. Es otra de las jóvenes que aprovechó el empuje de la empresa de gaseosas oriunda de otra provincia. "Me anoté enseguida pero en 4º año, de manera de cursar bien lo que me falta", confesó la alumna que espera graduarse en diciembre próximo.

  La joven quiere seguir estudiando una carrera terciaria. "Estoy pensando en un secretariado o en algo administrativo que me permita cambiar de puesto en la misma empresa", dice y marca otro horizonte de lo que permite el estudio, nada menos que apropiarse de lo que se llama educación permanente.

  La que todavía no sale de su asombro por esta iniciativa empresaria es la directora Cecilia Kolic. "Tengo 33 años en la modalidad adultos y la verdad es que es la primera vez que una empresa nos contacta para que inscribamos a sus empleados y los ayudemos a terminar el secundario", cuenta.

  La docente y directirva de la Eempa de Catamarca y Sarmiento asegura que la iniciativa de esta empresa "debería ser imitada por otras, porque después de todo la educación implica un compromiso de todos".

Desde la empresa

 

  "Realizamos un relevamiento sobre el nivel de estudio alcanzado por el personal y nos dimos cuenta que muchos no habían terminado el secundario, por eso hicimos contacto con esta Eempa para que nos ayuden", dice la gerente de recursos humanos de la distribuidora de alimentos masivos, Luciana Magnano. Según explica, la intención era "ser coherentes" con la política de incorporación de personal donde se les exige el secundario completo.

  La profesora Kolic fue la encargada de promover entre los empleados la importancia de terminar el secundario. La empresa logró que inicialmente 13 trabajadores optaran por anotarse en la Eempa Nº 1.256, en tanto que las palabras de la directora "tuvieron un efecto multiplicador" y otros se anotaron en otras escuelas cercanas a sus domicilios, y un número más ya se entusiasma con la idea de sumarse a esta invitación.

  Además de incentivar al estudio, la empresa los acompaña con el pago de la cooperadora, el trámite de inscripción y del medio boleto y les entregaron un kit de estudio, entre otros beneficios.

  Consultada si esta decisión tenía que ver con lo que se llama Responsabilidad Social Empresaria, Magnano sin dudar da una explicación mejor: "No, para nosotros es una política interna de la empresa, de gestión, porque consideramos que pasar por la escuela obligatoria es un derecho, además de acceder a una instancia distinta de socialización, que posibilita abrirse a otros mundos y conocimientos".



 

 

Comentarios