Ovación
Viernes 25 de Noviembre de 2016

Cuando la pasión se hace pelotita

El mundo argentino gira por tres días alrededor de la Copa Davis

El mundo argentino gira por tres días alrededor de la Copa Davis

De repente, para este trabajador de prensa incluido, el mundo dejó de dar vuelta a la pelota para empezar a dar vuelta a la pelotita. Por el término de sólo tres días, eso sí. Verde por lo general, o amarilla flúo tal vez, nunca el futbolero de ley le prestó demasiada atención al detalle. Pero allí está desde hoy. Y atrapará la pasión que suele generar la mayor. Y concitará opiniones de las más diversas. Y hará brotar expertos de su arte como nunca antes, como si hubieran estado escondidos bajo tierra.

Como en los tiempos de Carlos Monzón, donde todos eran boxeadores. Como en los tiempos del Lole Reutemann, donde todos eran tuercas de chiquitos. Como en los del mismo Vilas y Batata Clerc, cuando todos habían nacido tenistas. Así, los argentinos abrazarán (abrazaremos) este fin de semana como nunca la raqueta y sufrirán (sufriremos) cada vez que ella pique. Y ni hablar si después de hoy la chance de coronar por fin la Copa Davis se agranda.

Así son (somos) los argentinos. Capaz de ensalzar a Carlitos I por lo hecho arriba del ring amén de lo que hizo abajo, o de condenar a Carlitos II porque no pudo ganar nunca el título de F-1, ni largando en pole la última carrera a la que llegó como líder. O de tratar a Delpo hasta de "antiargentino" y sólo adorarlo cuando volvió de su enésima operación arriesgando todo para ir por el oro en los Juegos, donde ahí sí se defiende la camiseta.

Volverán (volveremos) entonces los que festejaron a Berlocq por celebrar a lo increíble Hulk. O a Mayer por calificarlo de copero nato, creyendo que jugar la Davis tiene plus como en el fóbal, sin entender un pepino de técnicas ni nada.

"A la pelotita", dirán quienes sí saben de qué hablan, al escuchar esta y tantas sandeces. Pero cómo no vivirlo con la misma pasión que genera la pelota mayor. Como tantos estos tres días: yo, argentino.

Comentarios