Edición Impresa
Sábado 21 de Noviembre de 2009

Cuando la ciencia premia y entusiasma

El patio es literalmente enorme, con una canchita de básquet y una amplia zona verde que hacen del disfrute de los chicos a la hora del recreo o la clase de educación física.

El patio es literalmente enorme, con una canchita de básquet y una amplia zona verde que hacen del disfrute de los chicos a la hora del recreo o la clase de educación física. Los salones decorados y las galerías con tableros de ajedrez pintados en unas mesitas acompañan este clima de contención y cuidado que se respira al ingresar a la Escuela Nº 1.345 Nuestra Señora del Carmen, de Pujato. Con este marco se encontró La Capital al llegar a la institución para charlar con un grupo de alumnas de la primaria que elaboraron un proyecto de astronomía, seleccionado entre los diez mejores en la Feria Nacional de Ciencias. En el mismo certamen también fueron premiados estudiantes de la Industrial de Santa Fe.

"Desde chiquitos nos dicen que el Sol sale por el este y se oculta por el oeste. Queríamos comprobar si era cierto, hicimos observaciones y vimos que en realidad se oculta en un punto intermedio: solamente los días de equinoccio —alrededor del 21 de marzo y el 21 de septiembre— se esconde por el punto exacto del oeste". La conclusión, con una fluidez al hablar que impacta, corresponde a Aldana Poggiani, alumna de sexto grado de la escuela de Pujato, que junto a Mariana Stringhetti participaron de la edición 2009 de la Feria Nacional de Ciencia y Tecnología, realizada en las Termas de Río Hondo (Santiago del Estero), del 9 al 13 de noviembre.

"Siguiendo las huellas del Sol" es el nombre del trabajo con el que se presentaron —y ganaron en su nivel y área— las chicas santafesinas. Cuentan que desde marzo comenzaron con las primeras observaciones en un descampado que permitiera "salir de la contaminación lumínica del pueblo". "Con este trabajo corregimos algo que estaba dicho por todo el mundo", señala Mariana.

María Eva Roldán y Candela Aquili, de séptimo y cuarto grado respectivamente, también formaron parte de las investigaciones realizadas a lo largo de este año en los talleres de ciencias de la institución, un espacio extracurricular al que asisten por la tarde alrededor de 40 chicos de distintas edades de la primaria. Declarado Año internacional de la Astronomía, en lo que va del ciclo escolar las chicas pudieron disfrutar de varias actividades relacionadas con este campo de la ciencia, como la visita de un planetario móvil.

Pero las ganas por aprender ciencias que demuestran en el aula lo llevan a cuestas también en sus casas. "Cuando vemos alguna noticia relacionada con la astronomía que nos interesa tratamos de anotar todo para después poder trabajarla en el taller, donde tenemos muchas opciones y posibilidades para estudiarlo", señala María Eva, mientras Candela ejemplifica con entusiasmo con la reciente aparición de agua en un cráter de la Luna, noticia difundida por los medios a fines de la semana pasada.

No es fortuito el hecho de que un proyecto sobre ciencia de la escuela de Pujato sea distinguido en una instancia nacional. Desde 1994 realiza distintos talleres de ciencia a contraturno. A cargo de las docentes Claudia Romagnoli y Eliana Cándido, el espacio escolar cuenta, entre otras cosas, con dos telescopios y hasta con una central meteorológica automática.

"El entusiasmo de los alumnos se debe a que también tratamos de partir de los intereses que ellos tienen", remarca Alejandra Romagnoli, directora de la Nº 1.345 y partícipe también de las actividades extracurriculares. A modo de ejemplo cuenta que para abordar temas de meteorología estudiaron desde el régimen de lluvia —de vital importancia en una zona agrícola como Pujato— hasta los dichos populares camperos vinculados a los fenómenos climáticos, involucrando de esta manera a padres y abuelos en las tareas de los chicos.

Máquina para el taller

En la Feria Nacional de Ciencias, de la que participaron más de 150 trabajos, quedaron segundos en el área de ingeniería y tecnología alumnos de sexto año la Escuela Industrial de Santa Fe, la técnica dependiente de la Universidad Nacional del Litoral (UNL). Antes habían ganado el primer premio en la instancia provincial.

Juan Pablo Maspóns y Juan Ignacio Gnero fueron los adolescentes seleccionados para viajar a Santiago del Estero a la feria, donde presentaron el proyecto "Automatización del cuarto eje de fresadora CNC", una mejora que permite que la máquina realice mecanismos complejos de piezas, aplicar normas de calidad en la industria y ahorro de tiempo y dinero, ya que la compra de la esta máquina es muy costosa. Del equipo de trabajo participaron también Mauro Ojeda y Gastón Sola, asesorados por el profesor Roberto Pampiglioni. Los chicos clasificaron al certamen internacional de tecnología a realizarse en California (EEUU), en mayo de 2010.

Como conclusión de la experiencia juvenil, el docente confiesa que los chicos lo sorprendieron gratamente, "porque mostraron un trabajo en equipo con mucha dedicación. Y eso es un capital humano que hoy todavía tenemos en las escuelas".

Comentarios