Edición Impresa
Martes 02 de Diciembre de 2014

Cuando el proyecto es una excusa

Los directivos del fútbol recurren sistemáticamente a la palabra “proyecto” para justificar decisiones y/o defender posiciones.

Los directivos del fútbol recurren sistemáticamente a la palabra “proyecto” para justificar decisiones y/o defender posiciones. También los entrenadores acuden a este atajo semántico con idéntica intencionalidad. Una modalidad que trasciende el deporte. Porque es casi una costumbre argentina. Pero una vez que el tiempo toma distancia de los sucesos, el tan manoseado término nunca se corporiza en acción. Por lo que las hipotéticas ideas asociadas sólo quedan en una declamación ocasional para salir del paso. O dar el paso.

Varios escritores pusieron en valor el significado de las palabras y la importancia de utilizarlas debidamente, ya que el uso reiterado e indebido las vaciaba de contenido. Algo que sucede hoy con el término “proyecto”, ya que el abuso que se hace vuelve complejo discernir qué se quiere expresar cuando se recurre a su uso.

Proyecto proviene del latín “proiectus” y cuenta con diversas significaciones. Podría definirse como el conjunto de las actividades que desarrolla una persona o una entidad para alcanzar un determinado objetivo. Estas actividades se encuentran interrelacionadas y se desarrollan de manera coordinada. Ajustadas a una planificación y a un determinado presupuesto enunciado antes de comenzar. Es evidente entonces que esta definición no contempla a los tan gastados  “proyectos futbolísticos”. 

Comentarios