Edición Impresa
Sábado 18 de Abril de 2009

Cuando el aula cierra las puertas al pasado reciente

Una directora de la localidad de Susana que decidió prohibir una actividad escolar sobre el Golpe. Una docente universitaria en La Pampa que arrancó de las paredes una muestra sobre desaparecidos. Repitiendo consignas basadas en "las dos campanas" la recuperación de la memoria vinculada a la dictadura es aún un tema que muchos prefieren obviar en las aulas.

Una directora de la localidad de Susana que decidió prohibir una actividad escolar sobre el Golpe. Una docente universitaria en La Pampa que arrancó de las paredes una muestra sobre desaparecidos. Repitiendo consignas basadas en "las dos campanas" —eufemismo de la teoría de los dos demonios— la recuperación de la memoria vinculada a la dictadura es aún un tema que muchos prefieren obviar en las aulas.

A 33 años del Golpe, en algunas escuelas el compromiso institucional hacen del 24 de marzo, feriado nacional por la Memoria, la Verdad y la Justicia, una jornada de reflexión, donde las propuestas convergen para abrir sin tapujos el debate.

Pero en otras, y pese a que la nueva ley de educación nacional contempla que los derechos humanos como cuestiones esenciales que los chicos deben aprender, aún es un tema que incomoda. Ya sea por la falta de herramientas para acercar a los chicos al pasado reciente, o por las resistencias que padres y directivos plantean en muchos casos a que la escuela "se meta" con el mismo, lo cierto es que en no pocos establecimientos tratan de que el 24 de marzo pase lo más rápido posible.

Dos casos pusieron estas semanas esta problemática sobre el tapete. Uno sucedió en la localidad santafesina de Susana, donde una directora fue denunciada ante el Inadi por discriminación ideológica, al interrumpir la proyección de imágenes de la película "Garage Olimpo" -sobre el centro clandestino de detención homónimo—. La actividad, que había sido preparada por los alumnos, no contemplaba, según la directora, las "dos verdades" sobre aquellos años. En la Universidad Nacional de La Pampa, y con argumentos similares, una profesora arrancó de las paredes de la Facultad de Derecho fotos de una muestra de sobre desaparecidos.

Tabiques

Autor del libro "La cita secreta" e investigador de la UNR sobre historia oral, memoria y educación, Guillermo Ríos sostiene que persiste en muchos casos "una compresión de la historia ligada a una lejanía del pasado, que implica que cuanto más lejano el hecho estudiado mejor". Para quien además es director provincial de Programas Especiales, también hay en muchos sectores una concepción ideológica "que dualiza los acontecimientos, apegado a esto de las dos verdades, o dos demonios".

Ríos dice también que "toda fecha que se pone en el calendario escolar implica una toma de posición, y hay docentes que no tienen posición clara ideológica, política o epistemológica, entonces se tabica, se silencia y no se toca". Además agrega que "no es necesario que se miren escenas de tortura, desde el arte, la música, la literatura y la poesía también se puede interpelar el pasado".

Para Juan Cairo, docente del Colegio Vivir y Convivir de Rosario y que cada año organiza con la institución jornadas de debates con los alumnos, "muchos docentes pecan de desinformados". Dice que parte de las resistencias se deben a que "todo tema que implique conflicto para algunos es mejor no tomarlo". Por el contrario propone sumar a los padres en la construcción del sujeto histórico que vivió aquellos años oscuros, sin pecar de morbosos, "que hasta puede ser contraproducente, porque de esa manera se reafirma el miedo que vinieron a buscar los represores".

Comentarios