Edición Impresa
Sábado 30 de Julio de 2011

Cuál es el perfil de los docentes latinoamericanos

La mayoría pide capacitarse en cómo mejorar el bajo rendimiento y en nuevas tecnologías. Y siguen siendo mayoría las mujeres

Cómo enseñar mejor a niños de bajo rendimiento y el manejo de las nuevas tecnologías son los temas por los que los docentes latinoamericanos piden mayor capacitación. El dato surge del estudio "Perfil de los docentes en América latina" que indaga sobre los educadores de la región, encarado por el Sistema de Información de Tendencias Educativas en América Latina (Siteal). También se indica que sigue siendo una profesión sobre todo ejercida por mujeres, y que al menos en la Argentina y en Uruguay, éstas lideran fuertemente en el oficio de enseñar: hay un varón cada 11 mujeres y cada 15, respectivamente. Un maestro rosarino cuenta por qué eligió la profesión de enseñar (ver aparte).

Cómo son los docentes latinoamericanos es el interrogante central que guía este estudio elaborado por las investigadoras Lucila Falus y Mariela Goldberg, para el Siteal, un organismo conformado por la Unesco, el IIpe Unesco y la Organización de Estados Iberomericanos (OEI). Al momento de explicar las razones que guiaron este análisis, las investigadoras aseguran que es fundamental saber sobre este perfil, porque "actualmente pareciera quedar claro que los esfuerzos orientados a producir mejoras en la calidad de la educación deberían reorientar la atención a la problemática docente y generar intervenciones que se encaminen a mejorar tanto su formación y desarrollo profesional y sus condiciones de trabajo".

Intereses.Además de preguntar sobre edad, sexo, formación y tiempo de permanencia en el trabajo en el aula, entre otros aspectos, el estudio arroja un dato de interés acerca de cuáles son los temas en los que los docentes eligen capacitarse: los tópicos que registran mayor demanda son en primer lugar capacitación para trabajar con alumnos de bajo rendimiento, donde tres de cada cuatro docentes piden esta preparación; y luego el manejo de computadoras, que es solicitada por un 70 por ciento de los maestros de la región.

De acuerdo con el análisis de Siteal, el énfasis puesto en la necesidad de capacitación para trabajar con alumnos de bajo rendimiento, "que seguramente acarrea una dosis importante de frustración en los docentes, pareciera estar reflejando la emergencia de un fenómeno cualitativa y cuantitativamente importante que los docentes no saben cómo abordar". En cierta forma se relacionan con las mayores exigencias sociales que recaen en la escuela y en consecuencia en los maestros. También en la masividad que caracteriza cada vez más a los sistemas educativos, diseñados para un modelo homogéneo de niño.

Profesorados. Para las investigadoras también es importante saber que en la formación inicial que reciben los futuros maestros pareciera no estar incluida esta preparación para enfrentar esta problemática. "De hecho el mayor porcentaje de docentes que considera muy importante recibir apoyo para trabajar con alumnos de bajo rendimiento se registra entre los de mayor formación (estudios de nivel superior y formación pedagógica)", comentan. En otras palabras, en los profesorados y universidades no se capacitan para enfrentar las realidades cotidianas de la marginación que se manifiesta en las aulas.

El otro aspecto donde los educadores piden mayor apoyo es en el manejo de las computadoras. No cabe duda que el aprovechamiento de las nuevas tecnologías de comunicación e información abre nuevas posibilidades de innovación en el proceso pedagógico, y sobre las cuales los docentes tienen una actitud positiva frente a la incorporación de las mismas a las clases. "La fuerte demanda por recibir apoyo técnico puede interpretarse como un dato positivo que habla nuevamente de una buena predisposición de los docentes para superar este déficit", expresa el trabajo.

Aquí recuerdan que al menos hasta 2006, el manejo de computadoras por parte de los docentes estaba poco generalizado en algunos países de la región, aunque el panorama es bastante heterogéneo por país. A la vez que repasan que "en el contexto actual, signado por la fuerte presencia de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana, especialmente entre los niños y jóvenes, ese dato, cobra especial relevancia".

Roles y género.Según se destaca en otro aspecto analizado en el informe, todo indica que al promediar la primera década del tercer milenio, "la profesión sigue convocando a más mujeres que a varones en todos los países de la región". El promedio indica que hay 3 (2,6) mujeres por cada varón, aunque no en todos los países se da con igualad de predomino la presencia femenina. "La casi exclusividad de las mujeres en la docencia sólo es una realidad de Argentina y Uruguay, donde se observa 1 maestro varón por cada 11 y 15 maestras mujeres, respectivamente".

Se trata de países, -señalan las investigadoras- de temprana expansión del sistema educativo y por eso es de pensar que "el fuerte predominio femenino siga reflejando la herencia del pasado, en donde las posibilidades de inserción en el mercado de trabajo de las mujeres de los estratos medios estaban restringidas a menos opciones".

Brasil también tiene un índice relativamente alto de mujeres a cargo de la enseñanza. En el lugar opuesto están México, Guatemala, Ecuador, Cuba y Perú "donde hay menos de dos maestras mujeres por cada maestro varón, registrándose en los dos primeros una situación de relativa paridad". Y es en Costa Rica y República Dominicana donde se registra que hay cuatro mujeres por cada varón.

Para las responsables de elaborar este informe, que haya más mujeres en la docencia está "presumiblemente vinculada con la vigencia de los tradicionales roles de género", que dejan a la mujer el cuidado de los hijos, además de relacionar al trabajo con los niños como "una actividad 'natural' de las mujeres".

En las razones no descartan "las condiciones que rodearon la génesis del oficio", donde una de las principales funciones que tenían los maestros se vinculaban con la "construcción de identidad nacional y la cohesión social". Y es por eso que su trabajo se asociaba con la idea de "misión" o "apostolado", con un alto contenido "vocacional" y de "servicio", "desdibujándose el carácter de trabajador".

Sin embargo, y para bien, se dieron muchos cambios en el sector, que van desde la sindicalización del magisterio hasta la presencia de una mayor heterogeneidad social y cultural del cuerpo docente. Aunque la mayor presencia femenina en el trabajo docente no hace más que se "forjen y cristalicen determinados estereotipos de género que se asigna a hombres y mujeres".

El informe completo puede leerse en www.siteal.org

Comentarios