Edición Impresa
Lunes 25 de Enero de 2016

Cruje el Frente Progresista

Los radicales santafesinos vienen jugando a dos puntas con sus alianzas a nivel nacional con el macrismo (Cambiemos) y en Santa Fe con el socialismo (Frente Progresista).

Los radicales santafesinos vienen jugando a dos puntas con sus alianzas a nivel nacional con el macrismo (Cambiemos) y en Santa Fe con el socialismo (Frente Progresista). Hoy son oficialistas en ambos distritos. Por ello, según la ocasión se presentan de una manera u de otra. Pero llamó la atención la semana pasada un tweet del diputado de la UCR Mario Barletta tras la reunión que mantuvieron en la Casa Rosada un grupo de intendentes radicales santafesinos con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. “Comenzamos agenda común entre intendentes y legisladores santafesinos de Cambiemos junto al ministro Frigerio”, rezaba el texto acompañado de una foto del cónclave. Lo que sorprendió fue la calificación de “intendentes de Cambiemos”, ya que en rigor esos jefes comunales (entre ellos el intendente de Santa Fe, José Corral) fueron electos en las listas del Frente Progresista que justamente enfrentaron a candidatos del PRO. El radicalismo provincial viene impulsando la idea de que el Frente Progresista santafesino se sume a Cambiemos, pero el socialismo se resiste. “No me imagino discutiendo en una misma mesa con Carlos Reutemann y Miguel Del Sel”, fue la frase que eligió Antonio Bonfatti (actual titular de la Cámara de Diputados santafesina) para rechazar la propuesta. Una novela política que promete nuevos capítulos.

No se salvan ni las cortinas

El reacondicionamiento de la residencia de Olivos -se sabe- pasa en gran parte por una cabeza: Juliana Awada. La primera dama se está encargando de pensar, dirigir y organizar la nueva versión de esta histórica casa donde, a mediados de febrero, la familia presidencial hará su mudanza. Ni a Macri ni a su mujer les gustaron la forma en que había sido decorada la residencia durante la gestión de Cristina Kirchner, y planean realizar varios arreglos edilicios y estéticos. Para esto último, Awada tiene un arma secreta: la ambientadora Paz Caradonti. Caradonti ya está trabajando en Olivos desde los primeros días de enero y se está encargando de traducir el gusto personal que tiene Juliana. “Quiero que tenga un espíritu familiar”, se le oyó decir a la primera dama, quien está yendo día por medio a la residencia para supervisar los trabajos. La reforma comenzó por el cambio total de las cortinas, ya que las que había puesto Cristina no era del gusto de la pareja presidencial. “Estaba todo muy venido a menos”. Esa fue la sensación general de la familia Macri cuando visitó a Olivos.

Comentarios