Descanso dominical
Domingo 03 de Julio de 2016

Cronología de una normativa provincial que nació plagada de polémicas

Una organización no gubernamental llevó adelante un recorrido histórico de los debates, tanto en Rosario como en la capital provincial.

A partir de hoy, los grandes supermercados de la ciudad deberían cerrar sus puertas todos los domingos. Sin embargo, ya se anunció que eso no ocurrirá en todos los locales alcanzados por la ley que obliga a hacerlo y su adhesión local. El motivo obedece al conflicto que el tema desató desde su propia génesis y que generó todo tipo de controversias. Una organización no gubernamental (ONG) elaboró un informe en el que explica los vericuetos de la normativa.


infosuper.jpg

Según la ley 1.344 de regulación de horarios de apertura y de cierre de establecimientos comerciales y/o de servicios, sancionada por la Legislatura de la provincia en noviembre de 2014, y a la que la Municipalidad de Rosario adhirió mediante la ordenanza 9.516, del 17 de marzo de 2016, se instaura el llamado "descanso dominical" para los empleados de comercio que realicen sus actividades en grandes centros comerciales.

Se trata de un tema atravesado por intereses sectoriales y económicos, además de sociales que según el Observatorio Legislativo Local, merece un "análisis del mismo tenor".

En efecto, en Rosario, el descanso dominical no se contempla para todas las actividades comerciales, sino sólo algunas.

Este es el nudo que transformó a la norma en altamente conflictiva. Así, abarca a los empleados que se desempeñen en determinados comercios, con características particulares.

Historia. El derecho a este descanso comenzó a materializarse en el país a partir de 1905, cuando la Cámara de Diputados de la Nación sancionó la ley 4.661, proyecto de Alfredo Palacios, aunque con la salvedad de que sólo era de ejecución en Capital Federal.

Con el paso de los años, la normativa fue modificándose de varias maneras y se amplió a todo el país hasta que en 1991 el decreto nacional 2.284 de desregulación económica, en su artículo 18 suprimió "Toda restricción de horarios y días de trabajo en la prestación de servicios de venta, empaque, expedición, administración y otras actividades comerciales afines, sin perjuicio de los derechos individuales del trabajador".

No obstante, a instancias de un proyecto elaborado e impulsado por la Asociación Empleados de Comercio (AEC) de Rosario, la provincia sancionó la ley 1.344 de descanso dominical.

En su artículo 1º establece: "Los establecimientos comerciales y/o de servicios de la provincia de Santa Fe deberán permanecer cerrados los días domingos y los declarados como feriados nacionales que se detallan taxativamente, 25 de mayo, 20 de junio, 9 de julio, 26 de septiembre y Día del Empleado de Comercio, que se concretará anualmente el miércoles de la última semana del mes de septiembre".

Luego, se define quiénes y en qué casos están exceptuados de esta normativa. Precisamente, la controversia deviene de estas excepciones y tiene relación con los supermercados emplazados en los centros comerciales de las grandes ciudades de la provincia.

Otra complejidad que se suma es el artículo 9 que establece que "deberá decidirse por una ordenanza de adhesión en municipios y comunas, en función de las particularidades de cada localidad". De este modo, Rosario cambió algunos parámetros enunciados en la ley provincial y activó con más fuerza la polémica.

En el Concejo. Trasladada la discusión, el Concejo Municipal mantuvo en estudio el tema durante todo 2015.

Se sucedieron reuniones con las cámaras de grandes y medianos supermercadistas, y con la AEC. Producto de esas reuniones se llegó a un proyecto de ordenanza que se discutió en el recinto en marzo pasado.

La diferencia sustancial radica en las dimensiones de los comercios que quedan eximidos de cerrar, ya que la ordenanza hace referencia a la ley 12.069 de grandes superficies comerciales.

En Rosario se le otorgó el descanso dominical a los empleados de comercios que posean una superficie mayor a los 1.200 metros cuadrados. En cambio, la ley provincial sólo libera de la prohibición de abrir los domingos a comercios atendidos por sus dueños o menores a 120 metros cuadrados.

Desde el momento de su sanción y posterior promulgación por parte de la intendente Mónica Fein hasta hoy, se produjo una serie de hechos que complicaron el proceso: recursos de inconstitucionalidad y despidos ante una posible baja de la rentabilidad fueron algunas de las medidas tomadas por los comercios, además de intentos en el Concejo de suspender la reglamentación.

Varias cuestiones fueron zanjadas y se suponía que hoy finalmente regiría la ley en Rosario, con su correspondiente adhesión. No obstante, al menos una cadena anunció que aun así abrirá sus bocas de expendio.

Un derecho adquirido. Para la organización que llevó adelante este recorrido histórico, "no hay dudas de que el descanso dominical es un derecho adquirido a lo largo de la historia", aunque también dejaron aclarado que "sufrió ampliaciones y mutilaciones según la época política y económica del país".

Es por eso que todavía hoy el tema suscita controversias doctrinarias y jurisprudenciales en torno a los alcances de la prohibición y de las excepciones. Todo un debate, por demás de polémico.

Comentarios