Política
Domingo 20 de Noviembre de 2016

Críticas a la reforma tributaria

Es muy extraña la reforma tributaria propuesta por el gobierno socialista de Santa Fe.

Es muy extraña la reforma tributaria propuesta por el gobierno socialista de Santa Fe. En primer lugar, porque las entidades que discuten quiénes pagan o no impuestos son las grandes patronales con una significativa e inexplicable ausencia de organizaciones sociales, desde sindicales a territoriales varias. En segundo lugar, porque se da en el contexto del anuncio de aumentos por encima de la inflación en agua y luz. Y, en tercer lugar porque en lugar de cobrarle a los que más tienen, se les reducen obligaciones.

Las exportadoras, las rentas extraordinarias, el latifundio, los bienes personales, los grandes laboratorios y los bancos, están de fiesta. Parece más una contrarreforma a favor de los intereses concentrados de la economía. Y ni hablar de aumentar el presupuesto según el Producto Bruto Geográfico.

No se discute por qué quienes ganan más dinero, que concentran riqueza, no pagan impuestos.

Cuestionamos la cocción de esta llamada reforma impositiva porque hay 14 entidades que se reunieron, donde no tuvieron participación los sectores sociales y la discusión pasó por hacer un retoque que, como bien lo dijo el ministro de Economía, no genera ningún impuesto a la alza pero termina generando falsas expectativas en sectores como el comercio que pueden tener un descuento en Ingresos Brutos.

Desde 1991 hasta acá, por el pacto fiscal de aquel momento, que se hacía por una necesidad de la provincia, se pactó que todo lo que salía por el derecho de exportación, históricamente responsabilidad de las provincias, se le cedió a la Nación. Eso en el año 2006 cambió, tanto que la estructura impositiva de la provincia de Misiones comenzó a cobrar desde ese año el impuesto a los Ingresos Brutos a las exportaciones y no hubo problemas

Las cuestiones de la realidad imponen enamorarse de la política para transformar la realidad.

Comentarios