El Mundo
Sábado 30 de Julio de 2016

Críticas por la ambigüedad de Rajoy ante la investidura

El jefe de gobierno en funciones no asegura que vaya a presentarse a la votación del Congreso si no consigue los apoyos suficientes

Los partidos de la oposición y el gobierno español en funciones se enzarzaron ayer en un debate jurídico en España ante la posibilidad de que Mariano Rajoy no se someta a una votación de investidura si no consigue los apoyos suficientes, pese a que la Constitución así lo estipula. El jefe del gobierno en funciones aceptó el jueves el encargo del rey Felipe VI de formar un nuevo Ejecutivo, pero no se comprometió a presentarse a la sesión de investidura en el Congreso de los Diputados. Ante las preguntas pidió que no se adelantaran acontecimientos. La vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, dijo ayer que no es momento de reclamar un debate de investidura, sino de formar el Ejecutivo que necesita España.

El gobierno español considera que el artículo 99.2 de la Constitución no obliga a Rajoy a someterse a la votación en la Cámara baja a pesar de haberse comprometido ante el rey a intentar formar gobierno. Pero las principales fuerzas de la oposición (Partido Socialista, Unidos Podemos y el liberal Ciudadanos) exigen a Rajoy que dé un paso al frente al considerar que la Carta Magna así lo contempla.

"Si Rajoy ahora dijera que renuncia o no acepta, en el momento en que lo hiciera, tendría que presentar irrevocablemente su dimisión como presidente en funciones", dijo la diputada socialista Margarita Robles. "No puede hacer otra cosa que cumplir la ley", apuntaron desde Ciudadanos. También desde Izquierda Unida, partido integrado en la coalición Unidos Podemos, hubo críticas. Su líder, Alberto Garzón, aseguró que "no se puede aceptar el mandato de la Casa Real sin acudir a la investidura". El 12 de febrero, en el anterior proceso de formación de gobierno, en el que el socialista Pedro Sánchez aceptó el mandato del rey, el vocero del PP en el Congreso, Rafael Hernando, entregó a la Cámara baja un escrito exigiendo una pronta investidura.

El PP sostenía que el entonces presidente del Congreso, Patxi López, debía convocar inmediatamente el pleno de investidura aunque Sánchez no tuviera asegurados apoyos suficientes, ya que la Constitución así lo ordenaba. Este argumento fue utilizado ayer por la oposición. Al margen de la polémica, el reloj de las negociaciones se pondrá de nuevo en marcha. Fuentes de Ciudadanos y del PSOE informaron ayer de que Rajoy llamó por teléfono a Rivera y a Sánchez y de que se reunirán la próxima semana para hablar de la investidura.

España vive un período de incertidumbre política desde diciembre del año pasado, después de que el resultado de las elecciones no ofreciera mayorías claras. El fracaso en la formación de gobierno llevó al país a la inédita repetición de elecciones, que tuvo lugar en junio.

Comentarios