Edición Impresa
Domingo 02 de Noviembre de 2014

Crítica filosa

El reconocido filósofo y novelista José Pablo Feinmann volvió a cargar contra Marcelo Tinelli luego de que fuera premiado como “Personalidad destacada de la cultura” de Buenos Aires.

El reconocido filósofo y novelista José Pablo Feinmann volvió a cargar contra Marcelo Tinelli luego de que fuera premiado como “Personalidad destacada de la cultura” de Buenos Aires. Tras anunciar su intención de devolver el galardón que él también había recibido años atrás, redobló sus críticas contra el conductor de ShowMatch. Feinmann califica a lo que hace Tinelli de “basura”, lo tilda de “torpe” como conductor y asegura que su programa “es la apoteosis del culo-idiotizante”. “He analizado programas suyos buscando algo, un más allá de la pavada, de lo guaso, lo soez, lo ridículo. Nunca lo encontré”, dice Feinmann. Y añade: “Tinelli entró en la verdadera pornografía cuando acudió a minusválidos para entretener a su insaciable audiencia. Hizo bailar a una enana. A un señor que le faltaba una pierna y usaba una muleta. Disfrazó eso de generosidad”. Y ante el argumento de que “eso” es lo que a la gente le gusta, respondió: “No es así, eso es falso. Pasa que a la gente termina por gustarle eso que todos los días le tiran por la cabeza”. “Los que quieren dar basura para que nada cambie, los que adhieren al sistema miserable bajo el que se cobijan y se hacen millonarios sin pensar, sin arriesgar, son los basureros. Doña Rosa no existe. La creó la mediocridad de los mediocres del medio. La gente de la TV se ha dedicado a ganar dinero. Y la TV no debiera ser eso”, concluye.

Una boda bien política

Sciolistas, massistas, kirchneristas y macristas coincidirán el próximo sábado en el casamiento del diputado Martín Insaurralde y la modelo Jésica Cirio. Esta variedad de dirigentes y la demorada oficialización del pase al Frente Renovador del protagonista de la boda terminó por empujar una organización atípica de la fiesta, que dejó la lista de invitados en el centro de las discusiones políticas. En principio, la distribución de los comensales políticos les trajo demasiada dificultad a los novios, y por ello optaron por situar mesas largas y pequeños juegos de living sin personalizar la ubicación de los asistentes. Así, los dirigentes que lleguen al casamiento el 8 de noviembre podrán acomodarse donde se sientan más cómodos, esquivando a sus contrincantes políticos. Las miradas en la carpa instalada en La Manea Polo Club de Ezeiza estarán puestas en el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y el diputado Sergio Massa. El primero confirmó su presencia, mientras que el tigrense juega con la incógnita.

Comentarios