Juegos Olímpicos Río 2016
Martes 09 de Agosto de 2016

Crer y Solé, los rosarinos que apuestan por la selección de vóley en los Juegos

Tras derrotar el domingo a Irán, Argentina enfrenta a las 9.30 a Rusia, campeón olímpico.

Los rosarinos Pablo Crer y Sebastián Solé atienden a Ovación en la Villa Olímpica cuando ya hace un rato largo que desapareció el sol y de tanto en tanto miran el reloj. No es una descortesía de su parte, sino que saben que a las 6 de la mañana tendrán que levantarse para afrontar al rato, puntualmente a las 9.30, el durísimo choque por la segunda fecha de la fase de grupos frente al campeón olímpico Rusia, pero en ningún momento les tiembla el pulso, todo lo contrario. Es más, recuerdan que se enfrentaron en la Liga Mundial y ganó Argentina, aunque reconocen que a los rusos, hipercandidatos aquí, les faltaron algunos jugadores importantes aquella vez.

Pero primero lo primero. El equipo de Julio Velasco debutó el domingo a la noche con una victoria muy importante sobre Irán (25-23, 26-24 y 25-18), rival directo en la lucha por una mejor posición previa a los cruces de cuartos de final, lo que supone que ante los asiáticos Argentina ganó un mano a mano importante. Sobre todo porque este año ya se habían enfrentado dos veces y en ambas se había impuesto Irán por 3-2.

"El resultado fue muy bueno, pero tampoco tenemos que ir tan rápido porque todavía faltan cuatro partidos de zona y después el cruce y se puede perder. Hay que ir paso a paso. No tenemos que prometer nada, ni sentir la obligación de ganar", bloquea Solé antes que el periodista lleve la conversación a la zona de medallas. "Contra Irán fue 3-0, pero es un resultado mentiroso, el partido fue muy difícil. Entendemos que quienes lo vieron desde afuera se hayan ilusionado, pero para nosotros fue muy duro. Además fue el comienzo de los Juegos con muchos nervios, con muchas ansias y no es fácil. Te repito, si bien ganamos 3-0, la luchamos mucho, hubo momentos en los que estuvimos abajo. Claro que quedamos contentos por las cosas buenas, pero hubo algunas que no lo fueron tanto y hay que corregirlas", amplia Crer.

—Pero te retempla el ánimo ganar en el debut.

—Sí, obvio. Justamente porque arrancás ganando. Como sea 3-0, 3-1, 3-2, es lo mismo. Y más todavía contra un rival que nos había ganado dos veces este año (Pablo Crer).

—Precisamente por eso era un partido que llegaba con algún ruidito, arrastraban dos caídas seguidas.

—Tal cual, pero igual los dos que perdimos fueron muy parejos. Somos dos equipos que jugamos muy parecido porque nuestro entrenador fue entrenador de ellos y tenemos la misma base. Por suerte les ganamos en el momento justo (Sebastián Solé).

—Antes de ir al partido con Rusia es bueno desmenuzar un poquito más el que pasó. ¿El quiebre del partido fue el 26-24 del segundo set?

—Sí claro, si perdíamos el segundo por ahí cambiaba el partido. La verdad es que eso también es relativo, pero lo ganamos y nos dio un pedacito más de confianza para quedarnos con el tercero con más amplitud (Sebastián Solé).

—¿Y Rusia Pablo, qué hacemos con Rusia?

—Es el último campeón olímpico. Juegan con esa chapa y con jugadores de mucho nombre y experiencia. Pero nosotros tenemos que pensar en nuestro juego. Este año les ganamos, pero sabemos que ellos estaban en una etapa de preparación y con ausencias importantes. El juego va a ser muy diferente al que hicimos contra Irán, cambia mucho tácticamente. A los rusos les tenés que jugar con otro sistema. Hay que jugar más, no ir a la fuerza porque ahí nos sacan ventaja. Recién terminamos de preparar el partido, ojalá arranque de la mejor manera (Pablo Crer).

—Qué Cuba le haya ganado un set a Rusia, ¿dice algo?

—Que todos van a jugar al máximo y nadie se va a guardar nada. Quiere decir que si te relajás un poco, podés perder con cualquiera (Sebastián Solé).

—Rusia y Polonia son los poderosos del grupo y tocan uno detrás del otro.

—Sí, en los papeles es así. Rusia es campeón olímpico y Polonia campeón del mundo. Tenemos que jugar respetando eso, pero a nosotros hoy en día también nos respetan mucho. Este grupo está creciendo mucho. Ojalá podamos seguir así, creciendo partido a partido (Pablo Crer).

—¿La estrategia a utilizar ante Rusia y Polonia es parecida?

—Son similares, son equipos de fuerza, aunque me parece que Polonia es un poco más completo. Es muy probable que la estrategia sea la misma (Sebastián Solé).

—Velasco habla mucho del partido seco, que supongo será el cruce de cuartos de final, ¿está ahí el foco principal?

—Sí claro, es ese partido, es ese día. Depende de cómo te levantás, de muchas cosas. Si ganás ese partido te metés entre los cuatro mejores y Dios dirá. Pero no hay que olvidarse que para llegar a ese partido todavía nos faltan otros cuatro. Y que más allá del puesto que ocupemos, el rival de cuartos de final va a ser difícil. Ganar en esta etapa del torneo te da mucha confianza para lo que viene más allá de que termines tercero o cuarto. Somos un equipo aguerrido, fuerte que también puede disfrutar y es lo que estamos tratando de hacer (Pablo Crer).

—¿Cuánto hace que arrancó esta generación?

—Aproximadamente 6 años. Nosotros dos, Nico Bruno, Facu (Conte) y Luciano (De Cecco) venimos juntos desde hace mucho y crecimos bastante (Sebastián Solé).

—Después está el resto de la base con Lima, el Polaco (Poblajen), Palacios, pero los que te mencionamos antes y nosotros arrancamos desde muy chicos juntos (Pablo Crer).

—¿Oro, plata y bronce excluyendo a Argentina?

—Brasil, Rusia y Francia? No, mejor Italia, bronce Italia (Sebastián Solé).

—Yo pondría a Polonia, Rusia e Italia (silencio y miradas)? No, no, yo a Brasil no lo pongo (Pablo Crer).

—¿Por qué Brasil sí y por qué no?

—Históricamente fue un equipo de vóley fortísimo. Es difícil no ponerlo porque tiene jugadores bárbaros. Van cambiando y siempre están ahí (Sebastián Solé).

—Creo que la presión les va a jugar en contra. Tené en cuenta que lo que te digo es hipotético, pero insisto, la presión los va a complicar (Pablo Crer).

—No es para presionarlos, pero pasaron cuatro años de evolución y en Londres 2012 fueron quintos.

—No, no, soñamos siempre con estar en el podio, por eso decimos tanto que el partido clave va a ser el de cuartos de final. Lo vamos a ir a buscar, después quizás lo perdamos por un punto o lo ganemos por uno, pero lo vamos a ir a buscar (Sebastián Solé).

—¿Qué significa Velasco para esta selección?

—Significa mucho porque Julio es un emblema como técnico y a esta selección la hizo crecer mucho. Siempre digo que agarró el equipo en un momento que maduró. Julio es muy buen entrenador, sabe mucho, te trabaja muy bien la cabeza, pero también es cierto que la mayoría de los jugadores de este plantel son figuras en los mejores equipos del mundo. Julio trabaja muy bien los partidos, la forma de encararlos, trabaja muy detalladamente lo que el equipo necesita. Eso nos hizo crecer mucho (Pablo Crer).

—Hace poco De Cecco dijo que esta generación tiene que aprovechar a Velasco.

—Sí, obviamente. Es un entrenador top, de los mejores del mundo y creo que eso es lo que estamos haciendo bien, lo estamos aprovechando. Argentina necesitaba eso, organizar el equipo, aclarar muchas cosas y ordenarse. Y eso es lo que logró, que seamos un equipo ordenado que tiene un único objetivo (Sebastián Solé).

—Ya está, vayan a descansar que es tarde.

—Comemos algo y ya nos vamos a la cama con algo que nos sirva un poco para relajarnos porque si no nos levantamos a las 2 de la mañana con una ansiedad bárbara. Acordate lo que te digo, a los rusos les va a joder levantarse tan temprano (Pablo Crer).

—Entonces, saques ganadores, bloquear con tranquilidad y a jugar un poco más porque si no son boleta, ¿es más o menos así la cosa?

—Tal cual (Sebastián Solé).

—Tenemos que ser un poco más Argentina (Pablo Crer).

Las Panteras cayeron otra vez

Las Panteras volvieron a perder, esta vez por 3-0 ante Brasil, con parciales de 16-25, 19-25 y 11-25 ante una multitud en el Maracanazinho de Río de Janeiro. Mañana el equipo de Guillermo Orduna jugará el tercer partido, desde las 20.30 ante Corea. Las chicas argentinas dieron pelea pero no pudieron con la supremacía de las locales, en especial en el bloqueo. Y el desgaste hizo el resto, por eso en el último parcial se reflejó la mayor diferencia del partido.

Comentarios