Edición Impresa
Sábado 13 de Octubre de 2012

Crearon una revista para volcar sus inquietudes y opiniones

Tienen entre 16 y 17 años y emprendieron un proyecto para comunicarse no sólo a través de las redes sociales

Ante la apariencia de que nada les importa o que registran muy poco aquello que sucede a su alrededor, un grupo de amigos y compañeros de la secundaria demostró lo contrario. Afines con la cultura de la imagen, internet y las redes sociales, los estudiantes crearon un espacio multimedia y asumieron el desafío de empezar por el diseño de una revista.

Estos chicos que tienen entre 16 y 17 años y cursan el cuarto año en el Colegio Madre Cabrini apostaron a emprender un proyecto en común y desarrollaron un formato que en 24 páginas expresa sus opiniones, talentos e inquietudes. Ante la mirada incrédula de algunos compañeros, empezaron a escribir y encontraron un modo distinto de comunicarse con otros jóvenes de su misma edad. Con el apoyo del Circulo Católico de Obreros, lograron imprimir las primeras revistas, que ahora pueden leerse también a través de la web y las redes sociales.

Los estudiantes dialogaron con LaCapital acerca de un proyecto que también obtuvo reconocimiento y aceptación entre sus profesores. "Nuestra intención es volcar en la revista todo aquello que sentimos y opinamos sobre temas de actualidad y otras cuestiones que nos tocan de cerca. Queremos demostrar que no vivimos en una nube como todo el mundo piensa", dice María Belén, otra las chicas.

Ganas de escribir. "La idea surgió en un recreo de primer año cuando decidimos escribir sobre un personaje ficticio que había creado Tomás, esta ocurrencia nos entusiasmó y luego se convirtió en una revista. Armamos el primer ejemplar en una fotocopiadora", recuerda Sabrina Grech, una de las estudiantes que participan en la iniciativa. El staff lo completan Aylen Julieta Romero, María Belén Caterina, Tomás Fernández Blanco, Alexandra Maero, Vanesa Yasogna, Cecilia Fleba, Franco Noviello y Nicole Blois.

Dueños de un estilo que identifica a la mayoría de los jóvenes de su edad, esta generación que se muestra despreocupada pero también desafiante, se animó a pensar en un proyecto conjunto y dejar de lado otras actividades personales. Involucrados con la cultura de la imagen y las redes sociales, y poco habituados a la lectura y sobre estimulado por la música, dicen: "tratamos de no copiar o plagiar la información, y a veces esto nos lleva más tiempo cuando se trata de leer e investigar sobre un tema que nos interesa".

Actualidad. En la revista, los lectores pueden encontrar notas de turismo, historia, literatura y entretenimiento. "Cada uno escribe sobre lo que le gusta pero siempre tratamos de tener una nota principal y un eje central en cada edición, y cuando un tema pierde vigencia, lo subimos en la web", dicen. A Sabrina le gusta escribir notas de opinión, Belén prefiere plantear temas de interés general y Julieta se ocupa de la corrección, el diseño y los dibujos, entre otras actividades del grupo. "Somos amigos y encontramos un espacio que nos divierte, y que nos permite volcar en un papel aquellas cosas sobre las que nos gusta debatir". Aunque la mayoría se inclinó por la modalidad de comunicación, arte y diseño, aclaran que no participan en la revista porque les interesa una carrera afín con la comunicación o el periodismo.

La Pocha. Este es el nombre que los chicos eligieron para identificar a la revista y que hace referencia a un personaje de barrio o una anciana que toma mate. "A una de las chicas se le ocurrió ese nombre y quedó", explica Tomás. Desde que comenzaron con el proyecto en el año 2010, publicaron tres ediciones. La revista no tiene publicidad, tampoco fines de lucro en su producción, y su distribución es gratuita.

"Tratamos de llegar con la revista a lugares donde puedan verla varias personas. Además entregamos ejemplares en algunas escuelas secundarias de Rosario, con la intención de que La Pocha llegue a manos del director de cada institución. Nos gustaría que la revista saliera cada tres meses", dicen los estudiantes, quienes se proponen llegar a más lectores con la página web y el Tumblr, una plataforma de microblogging que les permite publicar textos, imágenes y videos.

Espacio multimedia. "Cuando uno publica algo en facebook enseguida lo ven muchas personas, pero lo más importante y difícil a la vez es llegar y despertar el interés en otros jóvenes como nosotros. Si logramos que a una persona le interese y valore lo que hacemos, ya está...cumplimos nuestro objetivo", aseguran, más allá de la idea del multimedio y sus ganas de crecer con el proyecto.

"Sabemos que no vamos a cambiar el mundo con una revista pero sí concientizar a nuestros pares con respecto a algunos temas", opinan. En el próximo ejemplar de la revista, los chicos adelantan que el tema será la educación, la reforma sobre los planes de estudio y la importancia de no dejar de lado materias de estudio y debate como historia y geografía.

Como otra manera de representar e identificarse con lo que hacen, diseñaron y estamparon remeras con la inscripción "Pocha Corp", y salieron a la calle para promocionar el multimedio, entregar folletos y colocar carteles. Además con la venta de diarios y papeles que recolectan entre amigos y familiares, tienen un fondo común para solventar los gastos del proyecto.

Comentarios