Edición Impresa
Sábado 28 de Diciembre de 2013

Crean modelo para pronósticos agropecuarios

El sistema permite analizar tendencias de largo plazo. Para el año 2022 se espera que el volumen de la cosecha llegue a 128,4 millones de toneladas.

La Fundación del Instituto para las Negociaciones Agrícolas Internacionales (Inai) pronosticó que el volumen cosechado de granos en la Argentina alcanzaría las 128,4 millones de toneladas para la campaña 2022-2023, lo cual representa un incremento de 29,5 millones con respecto a la campaña 2012-2013.

La entidad determinó tendencias agropecuarias a través del modelo que desarrolló denominado Peat Sim-Ar. En Argentina, a pesar de la importancia de la agricultura, no existen modelos "matemáticos no econométricos" que permitan realizar un análisis cuantitativo de las políticas referidas al agro. Por eso, la importancia que tiene el modelo que desarrolló.

Think tank. Las Bolsas de Comercio de Rosario, de Cereales de Bahía Blanca y Buenos Aires conformaron en el año 1999 el Instituto para las Negociaciones Agrícolas Internacionales (Inai) con la finalidad de fortalecer la capacidad de Argentina en las negociaciones relativas al comercio mundial de productos agropecuarios con países extranjeros.

El Peat Sim-Ar está considerado "un instrumento único que brinda un gran salto de calidad para determinar tendencias y efectuar estimaciones en el sector agropecuario argentino".

La agroindustria nacional dispone ahora de un modelo que toma en cuenta las necesidades y características particulares de Argentina, con un nivel de detalle que ninguna otra metodología comparable ha desarrollado hasta el momento, se indicó.

Aporte. "Es importante destacar el aporte económico realizado por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) y otras instituciones para el logro de este objetivo, alcanzado gracias al trabajo fecundo de los especialistas de la Fundación Inai: Ernesto Liboreiro, Agustín Tejeda, Nicolás Jorge, Nelson Illescas, entre otros", indicó Julio Calzada en el Informativo Semanal de la BCR.

Algunas de las conclusiones más relevantes son que, como promedio anual, la producción de granos argentina aumentaría un 2,7 por ciento, tasa algo inferior al 3,1 por ciento observado en los últimos 10 años, y significativamente más baja que el promedio de 4,7 por ciento para las últimas 20 campañas, con cierta desaceleración, aún cuando el crecimiento sería positivo.

Las exportaciones de granos de Argentina experimentarían en 10 años un crecimiento de casi 7 millones de toneladas, cifra muy inferior al incremento en producción: Esto obedece a que aumentarían los usos domésticos, tanto para el procesamiento de oleaginosas como para la alimentación animal.

En la campaña 2022-2023 el área cosechada de cereales y oleaginosas de Argentina se ubicaría en 34,5 millones de hectáreas.

La mayor expansión esperada sería para las oleaginosas, en particular la soja, cuya superficie se incrementaría en 2,3 millones de hectáreas.

Soja. En tanto, la producción de poroto de soja pasaría de 48,5 millones de toneladas en 2012-2013 a 64,3 millones en 2022-2023.

El procesamiento doméstico del poroto crecería a una velocidad similar a la producción y se llegaría a moler al final del período 50,7 millones de toneladas.

La producción de aceite de soja se incrementaría en 10 años en 2,5 millones de toneladas, mientras que la de harina aumentaría 10,3 millones de toneladas.

Mientras que la producción de trigo alcanzaría 14,7 millones de toneladas en el 2022-2023, por debajo de los records históricos.

En el caso del maíz, la producción con destino al circuito comercial pasaría de 24,8 a 29,9 millones de toneladas: el incremento se destinaría a alimentación animal, a exportaciones y a la producción de etanol.

A pesar de que el comercio internacional sería favorable para las distintas carnes, la respuesta de la producción local mostraría marcadas diferencias, con el menor crecimiento anual para la carne bovina (1,4 por ciento), el segundo para la carne de cerdo (1,8 por ciento) y el mayor crecimiento para la carne aviar (4,5 por ciento anual).

Para este último producto, el mercado externo ganaría cada vez más importancia, representando las exportaciones un tercio de la producción hacia el final del período.

El escenario también sería positivo para la producción de leche, la cual aumentaría a un promedio anual de 2,8 por ciento, arribando a 14,9 millones de toneladas en 2022.

Calzada expresó que "anualmente la Fundación Inai irá actualizando el Escenario de Referencia Agroindustrial Mundial y argentino (Erama)".

Comentarios