Ovación
Viernes 21 de Octubre de 2016

Coudet ya conoce la gloria, Osella buscará ir por ella

El Chacho sabe lo que es ganarle a Newell's como entrenador, mientras que Diego está ante la gran oportunidad de entrar en el corazón del hincha si da el golpe en el Gigante.

Eduardo Coudet y Diego Osella no se parecen en nada. Son el agua y el aceite. Por eso es difícil que piensen el mismo partido para el domingo en el Gigante. Sus cabezas están carburando coordenadas que se dibujan en veredas opuestas. Esto no está ni bien ni mal. Todo lo contrario. Es lógico que ocurra eso porque Central y Newell's se encuentran funcionalmente en las antípodas.

Pero no sólo a la hora de los planteamientos toman distancia los entrenadores. También el Chacho se ubica en la pole position con relación a su colega en el momento de festejar clásicos. Es que como técnico ya sabe lo que es ganarle a Newell's, mientras que Osella apenas disputó uno en el Coloso y no lo perdió. Fue 0-0 y salió ileso porque ese empate ayudó, en cierto modo, a cortar una hemorragia de derrotas que traían los rojinegros. Obvio que no se busca compararlos porque el paralelismo sería desigual y realmente injusto para el entrenador leproso.

Lo que sí se quiere dejar claro es que si Coudet hoy ocupa un lugar de privilegio en el altar de los hinchas canallas es, entre otras conquistas, por haberle ganado a Newell's como técnico y jugador. Osella tiene todo para seguir por esa huella que lo conducirá al reconocimiento de su gente, siempre y cuando logre dar el gran campanazo en el Gigante.

Será el quinto clásico de Coudet desde que se arropó con el buzo de Central. Ganó 2 y empató 2. Pero el mayor capital que mostró sentado en el banco fue haber interpretado en la mayoría de los partidos cómo debía jugar su equipo. Quizás, el lunar que puede señalársele fue aquella igualdad sin goles del 13 de septiembre de 2015 en el Gigante, cuando Lucas Bernardi lo primereó en el pizarrón táctico. Luego, el Chacho procesó con sabiduría los errores que había cometido y se tomó un desquite de aquellos. En el próximo, Central ganó 2-0 también en el Gigante y Bernardi renunció como técnico leproso.

Osella atesora la gran oportunidad de tocar el cielo con las manos. Y de lograr que su nombre penetre por la corriente sanguínea del hincha de Newell's. Llega más armado como DT que cuando jugó en abril pasado contra Central en el Coloso. Ahora es el gestor de un equipo que está invicto y él tiene más cosas por ganar que perder.

27 clásicos durante octubre

En la historia se disputaron 27 partidos entre Central y Newell's durante el mes de octubre. Los canallas ganaron 10, los leprosos 6 y hubo 11 empates.

Comentarios