Copa Argentina
Sábado 05 de Noviembre de 2016

Coudet hizo la gran Gallardo

El Chacho utilizó la misma estrategia que el Muñeco para eliminar a Boca

Eduardo Coudet se copió a libro abierto de la estrategia que utilizó siempre Marcelo Gallardo para eliminar a Boca en las llaves eliminatorias. Y así dio el paso imprescindible que todo técnico debe dar para sentarse alguna vez en el banco que hoy ocupa el técnico de River. Es que el Chacho demostró una capacidad de gestión similar a la que usa habitualmente el Muñeco para dejar tierra arada cada vez que Boca se interpone en el camino. El gran acierto de Coudet fue que supo inculcarle al equipo que jugara con la sangre en el ojo por el despojo de la final perdida del año pasado. Al DT y sus jugadores los movilizó un sentimiento revanchista durante todo el partido y eso terminó por establecer las diferencias.

Se notó que Coudet fue el factótum principal para que Central propusiera un trámite desestabilizador para el rival en el primer tiempo y en el complemento eligió convivir en las cercanías de Sosa. Algo de estrategia del Chacho hubo en la táctica del murciélago para sumir al rival en la más profunda impotencia. Un calco de lo que hizo Gallardo para eliminar a Boca en el ida y vuelta por la Copa Sudamericana 2014 y la Copa Libertadores 2015. Con esto no se quiere meterse en los recovecos de las comparaciones entre Coudet y Gallardo. Lo único que se busca es ponderar la pericia y la visión de triunfo que tuvo Coudet para hacerles entender a sus jugadores la manera en la que debían encarar un partido eliminatorio ante Boca. Por eso más que jugadores al servicio de una idea de juego, Central se comportó como una guardia pretoriana para salvarle el pellejo al Chacho, quien había atado su continuidad a la serie de cuartos por la Copa Argentina. En ese sentido, Coudet puede irse a dormir tranquilo porque sus muchachos le demostraron que si él les dice que tienen que ir a la luna, van y vienen sin excusas. Eso no tiene nada que ver con que Central en Córdoba encontró todas las soluciones futbolísticas que buscaba. Es más, si alguien cae de un plato volador y ve de nuevo el partido, diría con razón que Boca mereció algo más que quedarse con las manos vacías. Igual, nada de esto viene al caso. Lo importante es que Coudet para sortear a Boca se miró en el espejo en el que lo hizo Gallardo y se reconoció. Si algo faltaba para que el hincha de River lo empezara a valorar como DT, era que lo eliminara a Boca jugando como lo hizo Central.

Comentarios