La ciudad
Miércoles 10 de Agosto de 2016

Coto les impidió el ingreso a 21 empleados

La cadena de supermercados volvió a tensar el conflicto desatado tras la adhesión local a la ley de descanso dominical.

La ilusión de mantener los empleos se esfumó en unas pocas horas. El clima de escepticismo que había reinado el lunes pasado con el ingreso de todos los trabajadores de los supermercados (ya finalizada la conciliación obligatoria) viró a una realidad preocupante. Ayer, a 21 empleados de la cadena nacional Coto se les impidió el ingreso a sus puestos de trabajo, lo que provocó una ruidosa movilización del gremio de los mercantiles en dos sucursales que esa firma tiene en la ciudad. El Ministerio de Trabajo convocó para hoy a una audiencia entre las partes para intentar una salida al conflicto laboral (ver aparte).

Cabe recordar que en julio, y previo a la vigencia de la ley 13.441, de descanso dominical, la cadena Coto había cesanteado a 58 empleados, Carrefour echó a 55 y Jumbo a seis. Fueron 119 despidos que provocaron un fuerte debate por la legitimidad de la norma votada por la Legislatura y sancionada por ordenanza municipal.

En este contexto, vencida la conciliación obligatoria, el ingreso el sábado y lunes pasado de la totalidad de los despedidos había dejado una luz de esperanza ante un panorama de pesimismo ya preanunciado.

Carrefour había presentado un escrito ante el Ministerio de Trabajo planteando la reincorporación de la casi totalidad de estos empleados y una situación similar por parte del resto de las cadenas.

Sin embargo, la euforia duró lo que un suspiro. Ayer por la mañana la Asociación Empleados de Comercio denunció que a 21 trabajadores de Coto se les impidió el ingreso a los supermercados. Entrada la tarde, los delegados sindicales no tenían acreditado el arribo de los telegramas de despidos correspondientes, lo que oscureció aún más el panorama.

El conflicto laboral tomó las calles rosarinas. A las 14.30, una columna numerosa de mercantiles marchó hasta la sucursal de Coto de Urquiza al 1600 para expresar el repudio a la actitud tomada por la empresa.

La concentración se dirigió luego hasta la boca de expendio de 3 de Febrero y Presidente Roca. "Estamos en contacto permanente con los compañeros. A los que no los dejaron entrar pertenecían en su mayoría al local del shopping, y de 3 de Febrero, pero lo curioso es que no recibieron el telegrama", señaló a LaCapital el delegado mercantil, Walter Pereyra.

Para el sindicato, los despidos fueron una clara muestra de rechazo a la ley de descanso dominical en el marco de un proceso expansivo de Coto, y con fuertes inversiones por delante.

Como ejemplo, Pereyra puso la reciente inauguración de una sucursal con edificio de oficinas en Barracas, donde Alfredo Coto estuvo acompañado del presidente Mauricio Macri.

La cadena nacional invirtió 480 millones de pesos (con 350 nuevos puestos de trabajo) en el marco de un plan de 2.500 millones para montar otras cinco nuevas sucursales este año. Según Coto, se crearán más de 2.500 nuevos empleos.

En Rosario, la empresa cuenta con 500 empleados de los casi 20 mil que tiene en todo el país.

Comentarios