Selección argentina
Miércoles 02 de Noviembre de 2016

Costumbres argentinas

Por presión gubernamental, la Comisión Normalizadora de AFA vulneró su propio sistema de concurso para selecciones juveniles y eligió a Claudio Ubeda en el Sub 20.

En un pueblo parecido a muchos, un candidato con chances de convertirse en funcionario afirmaba en una mesa: "Cuando seamos gobierno no haremos como los actuales, los cargos serán cubiertos por concurso y no con familiares ni amigos". El tiempo transcurrió, el interlocutor fue funcionario y su gestión no llamó a concurso y ubicó a familiares y amigos . Métodos parecidos con administraciones diferentes. Como ocurre hoy en la AFA. Porque no es el poder el que envilece. Sino quienes lo ejercen. Es la pérdida de honor por usos y costumbres del interés personal o sectorial por sobre el interés general. En este contexto de envilecimiento, irrumpe la obscenidad quebrando hasta las apariencias, porque ya no sólo no importa ser sino que ahora tampoco interesa parecer. Sólo así puede explicarse el método elegido para la designación de Claudio Ubeda como entrenador de la selección nacional Sub 20, tras un concurso de proyectos con 44 postulantes con sus carpetas y en el que paradójicamente el ex zaguero de Central y Racing ni siquiera participó.

Ovación hizo un recorrido para buscar algún fundamento que explique la razón de por qué la Comisión Normalizadora implementó un sistema de elección para luego ser ella misma la que lo vulnere.

Las respuestas propias de algún componente de la gestión normalizadora más información parida desde los diferentes sectores que hacen a la AFA deriva en la conclusión que la determinación provino de sectores gubernamentales.

"A Armando (Pérez) le acercaron el nombre cuando estábamos en la recta final, con cuatro proyectos en pugna, y sorprendió que no quisieran elegir un proyecto integral sino tratar de ubicar como técnicos a algunos de ellos. La idea de Pancho Ferraro estaba buena, pero alguien apareció de afuera y armó otra cosa para el Sub 20. No es casualidad que el profe Salorio y Batista (Fernando), colaboradores de Ubeda, aparezcan vinculados a la Secretaría de Deportes, más cuando el Colorado también era parte de esa especie de jurado que armaron", le relata a este diario una calificada fuente afista.

Es indiscutible la idoneidad del preparador físico Gerardo Salorio, que era parte del proyecto que presentó Ferraro, quienes a su vez integraron el equipo que condujo José Pekerman cuando dirigió la época dorada de los seleccionados juveniles. En la propuesta integral de Ferraro estaba como director deportivo Gabriel Batistuta, quien ya había sido bajado por el comité porque las autoridades denominadas normalizadoras consideraban innecesaria esa función, aunque luego dijeron que ese espacio lo ocuparía el Ratón Roberto Ayala.

No hay dudas de que la Comisión Normalizadora se hizo trampas y transgredió su método de elección y, aunque hoy quieran justificar lo hecho, flaco favor le hicieron a Ubeda al haberlo elegido así, más cuando desde las entrañas de la AFA surgen coincidencias en apuntar al secretario de Deportes de la Nación, Carlos Mac Allister, y a Fernando Marín, responsable gubernamental del ya moribundo Fútbol Para Todos, en haber hecho tráfico de influencias para que el Sifón esté hoy en el Sub 20.

Mario Griguol, Oscar López, Carlos Aimar, Ramón Cabrero, Francisco Sá y el propio Mac Allister fueron los miembros del comité que analizó los proyectos y eligió a los finalistas. Las cuatro propuestas que pasaron a la instancia de entrevistas con la Comisión Normalizadora y el DT de la selección mayor, Edgardo Bauza, fueron las de Ferraro, la dupla integrada por Ayala y Chamot, Adrián Domenech y Miguel Micó, quien estará al frente de los seleccionados Sub 17 y Sub 15.

"En el proceso de elección Ubeda nunca estuvo, ni siquiera fue mencionado por los últimos expositores, los que fueron debidamente seleccionados como finalistas. El procedimiento se rompió en el final y quedamos muy mal y eso molestó, porque nos hicieron partícipes de algo que era bueno pero que terminó como la mayoría de las cosas que sucedían en la AFA y que en apariencia se iban a corregir", le comentó a Ovación uno de los analistas.

Es tan injusto para la hipotética reorganización del fútbol argentino este episodio como también lo es para el propio Ubeda, quien además de tener que lograr un buen trabajo en la Sub 20 deberá lidiar con la forma en la que fue elegido, como así a los comentarios que ya queda expuesto por haber hecho la primera convocatoria y en la que aparece Alexis Mac Allister, jugador con muchas condiciones pero que por ser el hijo del funcionario nacional ya generó suspicacias.

"El poder corrompe" es la frase recurrente que se utiliza para explicar los comportamientos ilegales de las personas, pero lo cierto que "el poder" no corrompe, los que se corrompen son quienes lo ejercen de forma indebida y el fútbol no es la excepción, mucho más cuando se vincula con otros ámbitos en los que es moneda corriente. Como aquel candidato que luego fue funcionario en ese pueblo parecido a muchos otros.

Comentarios