Edición Impresa
Sábado 14 de Junio de 2014

Cosecha: mantienen estimación para la soja y suben la del maíz

El GEA de la Bolsa rosarina espera 55,6 millones de toneladas de oleaginosa y 24,5 del grano grueso. Para el trigo, un incremento de área de 22 por ciento.

La Bolsa de Comercio de Rosario, a través de la Guía Estratégica para el Agro (GEA), actualizó esta semana su estimación de producción para la campaña gruesa 2013/14 con una ligera baja para la soja, que pasó de 55,7 a 55,6 millones de toneladas con un rinde promedio de 28,1 quintales por hectárea (qq/ha), y una suba de 500.000 toneladas para el maíz, cuya estimación final quedó en alrededor de 24,5 millones de toneladas.

También el GEA dio sus primeras proyecciones para la campaña triguera, estimando un posible incremento en el área sembrada del 22 por ciento en relación al año pasado, cubriéndose unas 4,4 millones de hectáreas durante el ciclo 2014/15.

Sin embargo, el reporte de la entidad bursátil advierte sobre algunos excesos hídricos sobre todo en el noreste, oeste y sur de la provincia de Buenos Aires que están retrasando las labores de implantación.

"Muy pendientes del clima, en las zonas más saturadas corre riesgo la siembra de los ciclos largos, por lo que allí podría haber una disminución en la intencionalidad del cereal. En otras áreas está firme la idea del trigo, con agua de sobra en Córdoba y en el NEA", señala el informe.

Entre los puntos que motivan este incremento del 22 por ciento en la intención de siembra, el GEA destacó el panorama de precios del grano a cosecha y de los insumos, con rindes de indiferencia mucho más atractivos que los de junio del año pasado.

El informe de la Bolsa rosarina advierte sobre el retraso en la cosecha en 11 puntos respecto del año pasado para soja y en 33 puntos para maíz.

Con pronósticos de nuevas lluvias para los próximos días principalmente sobre la provincia de Buenos Aires, se pone en riesgo la recolección de muchos cuadros y desde el GEA no descartan futuros ajustes.

"Preocupa no sólo el rinde sino también la calidad de los granos que faltan cosechar", sostienen los especialistas de la Bolsa de Comercio rosarina. En lo que respecta a la oleaginosa, el rinde promedio nacional desciende de 28,2 a 28,1 quintales por hectárea.

El avance de cosecha de la oleaginosa es del 87 por ciento, cuando en la segunda semana de junio del año pasado la recolección estaba prácticamente finalizando.

Los ajustes en los rindes se hicieron sobre ciertas áreas geográficas a partir de los valores que se fueron consolidando con el avance de cosecha.

Se destacan los ajustes negativos en los rendimientos de las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Entre Ríos.

En maíz, con el 47 por ciento de avance de las labores de recolección se mantienen, en general, los comportamientos y las tendencias de los promedios zonales estimados el mes pasado. Esto ocurre a excepción de algunas zonas de La Pampa, Chaco y Santiago del Estero.

A pesar de los severos problemas climáticos, el ciclo 2013/14 alcanzaría rindes muy similares a la campaña precedente por la elevada proporción de siembras tardías y de segunda que escaparon al estrés termo hídrico de diciembre y enero.

El rinde nacional se estima en 71,1 qq/ha, una cifra levemente superior a los 69,5 qq/ha estimados en el informe pasado.

Con estos datos en la mano, la producción estimada sube casi medio millón de toneladas para ubicarse en los 24,5 millones.

Precios en baja. El mercado de maíz y soja sigue operando con sesgo negativo, ya que los fundamentos han cambiado el foco desde una ecuación de oferta y demanda que se estrecha cada vez más para la cosecha vieja norteamericana, a las perspectivas del nuevo ciclo, que se presenta con un inicio de campaña muy promisorio. Así se desprende del último informe de Austral Agroperspectivas, que agrega que dentro de esta tendencia, la soja logró sostenerse mejor por dos cuestiones: los stocks de cosecha vieja de EEUU están en terreno demasiado bajo como para seguir cayendo, y dado que los compradores siguen presionando sobre ese mercado tratándose de llevar soja, los precios tratan de desviar la demanda hacia Sudamérica.

En ese punto aparece el segundo condimento: en Sudamérica la soja está en poder de productores, que no tienen intenciones de vender.

"La demora en la comercialización se debe a la inestabilidad cambiaria, pero también al atraso en la recolección. La Bolsa de Cereales de Buenos Aires estima que a nivel nacional se lleva trillado un 80 por ciento de los lotes, con atraso de 17 puntos respecto al año pasado", señala el trabajo semanal que elabora esa universidad.

La caída de precios del maíz ha sido mayor, y le pega a los productores argentinos un fuerte golpe.

Es que el precio disponible pasó de trabajar en torno a los 1.500 pesos por tonelada, a unos 1.350 pesos.

Al mismo tiempo, se registra un atraso importante en la recolección, que todavía está por debajo de 40 por ciento y demorada en casi 28 puntos respecto al año pasado.

Más allá de las lluvias que complicaron la trilla de maíces de primera, lo cierto es que el 60 por ciento de los cultivos se tuvieron que sembrar en forma tardía.

Estos lotes se cosecharán entre julio y agosto, dependiendo de que tan rápido descienda la humedad de los granos, cuestión complicada en invierno.

"Decimos esto porque la cotización con descarga en julio/agosto es todavía más baja, está en torno a 1.200 $/tt", asegura el reporte.

"El punto que venimos sosteniendo aquí es que si bien es cierto que los cultivos norteamericanos tuvieron un excelente inicio, habrá que ver que ocurre de aquí en adelante", expresa Agroperspectivas.

Por caso, el 76 por ciento del maíz estadounidense está en condiciones buenas a excelentes, 13 puntos mejor que el año pasado.

Sin embargo, la caída abrupta en calidad de los mismos en la campaña anterior, se produjo recién a partir de fines del pasado mes de junio.

"La soja en tanto se sembró rápido, se llevaba 78 por ciento sembrado, 8 puntos adelantado respecto al promedio histórico, y las lluvias que van llegando, junto con temperaturas templadas, augura también un buen inicio", concluye el análisis de esa entidad académica.

Comentarios