Edición Impresa
Sábado 03 de Mayo de 2014

Cortázar regresa a sus aulas y barrio tras el rescate de una comunidad escolar

La escuela bonaerense se llamaba Julio Roca, pero tomó el nombre del ex alumno y escritor que marcó su presencia en el barrio

"En el barrio siempre fue conocida como «la escuela de Cortázar», pero no se llamaba así. Había sido bautizada como Escuela Provincial Nº 10 Julio Argentino Roca y cuando alguien cuestionaba ese nombre se hacía silencio. Pero alumnos, ex alumnos, padres, docentes y vecinos les dieron forma a una idea que estaba latente desde hace años que reclamaba una mirada histórica reivindicadora con el autor que vivió de los 4 a los 18 en Banfield: recuperar el nombre por el que todos la conocían", recuerda el maestro Matías Ronco, al repasar la anécdota en el año del centenario del nacimiento de Julio Cortázar.

"Trabajamos mucho con Cortázar porque en sus obras aparece lo lúdico, el jugar y divertirse. Así presentamos lo que es un cronopio (personajes del "Historias de Cronopios y de Famas", 1962), como algo alegre y libre. Y los chicos trabajan sobre eso, creando y creciendo. Tomamos algunos textos, otros son complicados, pero se pueden trasladar esas historias. Además, al recorrer el barrio y su historia descubrimos que quedan aún huellas del pasado, como puertas antiguas muy parecidas a la que tenía en su casa el escritor, hoy atesorada en la escuela", dice Ronco. Remarca que en la estación ferroviaria y en innumerables murales, los relatos, retratos, personajes e imágenes cortazarianos están presentes.

A dos cuadras de la Escuela 10 y a dos de la céntrica calle Maipú, sobre la calle Belgrano, otro establecimiento educativo tomó también el nombre del escritor. "El Jardín de Infantes Nº 903 ‘Julio Cortárzar' era antes parte de la Escuela 10, ahora estamos separados por unas cuadras, pero seguimos haciendo actividades conjuntas", dice su vi

cedirectora dice Laura Bruno.

Proyecto. En tanto, Claudia Tissoni, vicedirectora de la 10, cuenta que además de homenajear juntos a Cortázar, ambos establecimientos desarrollan un proyecto institucional conjunto: "Desde fines de 2012 articulamos con el jardín un recorrido de actividades que tienen que ver con la trayectoria de los alumnos. Trabajamos desde las pintadas de murales a muestras con fotografías de las obras que realizamos en calles del barrio. Con esas imágenes y relatos los chicos van conociendo la historia del autor".

"También tenemos un hall cortazariano, con sus retratos escolares, recuerdos, datos de la escuela y dibujos. El está muy presente aquí, al cumplirse en 2013 los 50 años de la publicación de ‘Rayuela' hubo actividades y concursos literarios", dice Tissoni.

Puerta de entrada. En el espacio central de la escuela también se advierte una vieja puerta. Fue donada en 1997 por tres escritores del barrio y seguidores de Cortázar. Los memoriosos recuerdan que Luis Yunis, Julio Félix Royano y Juan Claudio Talbot rescataron la puerta que era de alambre tejido y bastidor de hierro cuando demolieron la casona donde vivió Cortázar.

El escritor egresó de esa escuela en 1928, con 14 años y conducta "buena". Su mejores notas las tenía en lectura, escritura e idioma, mejores en aritmética y un 10 en historia. Pero estaba cerca del mínimo exigido en dibujo, manualidades y ejercicios físicos. En 1937, el establecimiento que funcionaba en la esquina de Maipú y Belgrano se mudó a corta distancia (Pueyrredón 1840), donde hoy permanece.

Rodríguez Peña 585. Ocho cuadras caminaba el niño Julio cada mañana para cruzar las vías y llegar a la escuela, luego trasladada a media cuadra (Talcahuano 278). Había nacido el 26 de agosto de 1914 en Bruselas, debido a la actividad diplomática de su padre. Luego, la familia eligió al barrio arbolado y tranquilo, con grandes jardines con huertas y gallineros. Allí vivió desde 1918, de los 4 a los 18 años. "Banfield era para un niño, un paraíso, porque mi jardín daba a otro jardín. Era mi reino", escribiría.

Señalaba que esas calles oscuras cobijaban a parejas de novios, pero también a los ladrones. En algunos cuentos habla de su patria de la infancia, de las calles de barro, luego empedradas. Recuerda los juegos de niño y un amor a los 12 años.

En esa casa también garabateó sus primeras poesías, como la publicada a los 14 años en el periódico Noticias de Lomas de Zamora: "Apóstrofe", inspirada en lo feo que le parecía "un peinado con rulos". Hoy, donde se hallaba la casona se levanta un chalet, y en la esquina una placa recuerda su paso.

Cortáza también fue docente y también publica el texto "Esencia y Visión de Maestro", publicado en 1939 por Revista Argentina. Formado como maestro normal y profesor en Letras en la Escuela Normal Nº2 Mariano Acosta,

Además, dictó clases en escuelas bonaerenses de Bolívar, Saladillo y Chivilcoy, y en universidades nacionales y del exterior.

Memoria barrial. "En 2010, la memoria de Cortázar fue parte de los festejos del Bicentenario, ya en 2009 la comunidad educativa se comprometió en una tarea: cada familia debía elegir 11 próceres o personalidades de la historia argentina que representasen los valores que esa familia quería destacar. Aquí quedó en evidencia la importancia de Cortázar como símbolo necesario de nuestra institución y nuestro barrio", dice el maestro Ronco. En tanto, comienza a perder lugar el nombre del general Roca, acusado del genocidio de pueblos originarios patagónicos y la entrega de sus tierras a hacendados.

"En los cuadernos de comunicaciones, las familias fueron informadas sobre el proyecto y luego votaron a favor del cambio de nombre en forma casi unánime. Para ese entonces, la imagen de Julio Cortázar ya era parte de tantos murales afuera y adentro del colegio, cronopios alegres saltaban de las paredes y libros y dibujos", expresa Ronco. Tras cruzar las sendas burocráticas, desde el Ministerio bonaerense de Educación envió la aprobación del proyecto para el cambio de nombre.

La vicedirectora Tissoni agrega: "En esa época era docente en la Escuela Nº 7, pero todos los vecinos participamos en la movida, juntábamos firmas en las comunidades educativas de la zona".

Ronco remarca que en un acto realizado el 7 de diciembre de 2012, se realizó el cambio, se difundió un video «Cortázar vive en Banfield», con música de Charly Parker, un «perseguidor» admirado por Julio. Luego hubo festejos, palabras, música y mucho ruido"-

Comentarios