Información Gral
Martes 27 de Septiembre de 2016

Córdoba: una mujer persiguió en moto a los ladrones, chocó y se mató

Dos motochorros le habían sacado la riñonera, Silvia Calderón fue tras ellos pero embistió un poste y se golpeó la cabeza.

Una mujer murió ayer al caerse de la moto que conducía en el barrio Pueyrredón de la ciudad de Córdoba, cuando perseguía a dos motochorros que le acababan de robar una riñonera, informaron fuentes policiales.

La víctima fue identificada como Silvia Graciela Calderón, de 44 años, quien viajaba en el rodado junto a su hija de 12 años cuando dos ladrones que iban en otra moto le robaron la riñonera, en la que solo llevaba los documentos, según el relato de los testigos.

Luego de ser interceptada en la esquina de Pringles y Cochabamba, en la zona este de la capital cordobesa, la mujer siguió a los ladrones, se le descontroló la moto y cuando cayó golpeó su cabeza contra un poste de alumbrado público, lo que le produjo la muerte en el acto.

El hijo mayor de la víctima afirmó a la prensa que "la han tironeado", en tanto que una vecina dijo a Radio Mitre Córdoba que la mujer "venía por la calle Cochabamba y ella, por perseguirlos, pega contra el poste".

Fuentes policiales precisaron que la hija de la mujer solo sufrió escoriaciones, fue asistida directamente en el lugar, y ayer a la tarde ya se encontraba junto a sus familiares.

Otro caso. Soledad Gómez vivió en carne propia la pesadilla de todo padre: le robaron el auto, con su beba de 45 días. Los ladrones hicieron varios metros hasta que, al darse cuenta de que la nena iba en el asiento de atrás, la arrojaron desde el coche en movimiento. Poco después, los delincuentes fueron detenidos. Mientras que la chiquita resultó ilesa.

Todo pasó días atrás, cuando la mujer estaba en la puerta de su casa, ubicada en la calle España al 2600, en Rafael Calzada, al sur del Gran Buenos Aires.

Iba a salir con sus dos hijas, de 12 años y de 45 días. Ató el huevito con la beba en el asiento de atrás y cuando estaba por subir a su Peugeot 206, fue sorprendida por dos delincuentes.

Los ladrones empujaron a la mujer y a la nena de 12 años y se subieron al auto. Al ver que se llevaban a la beba, Soledad intentó detenerlos. Se colgó del coche, pero no pudo bajar a la chiquita.

"Me colgué de la puerta del coche para que me den a la nena, hice varios metros y no aguanté más. Ellos pararon más adelante y bajaron el huevito con la nena adentro", dijo la mujer en diálogo con TN.

Recién varios metros más adelante, los asaltantes se dieron cuenta que en asiento de atrás estaba la beba. Así, bajaron la velocidad y tiraron el huevito (con la nena) desde el auto en movimiento. Luego, aceleraron y escaparon.

Por fortuna, el huevito amortiguó el golpe y la beba resultó ilesa. "Mis dos hijas están bien, pero pasamos un momento muy difícil y de muchos nervios", contó Soledad a Télam.

"Yo les pedía a los ladrones que bajaran a mi beba", relató Soledad, quien agregó que tanto a ella como a su hija más grande las tiraron al piso y las arrastraron.

Tras escapar con el Peugeot de Soledad, los ladrones asaltaron a una mujer que iba en bicicleta por la zona.

Poco después, un efectivo que estaba de civil oyó el alerta policial en su teléfono. Reconoció el coche robado por su patente y avisó a la comisaría local. Así, los delincuentes fueron detenidos en el centro de Don Orione. Los sospechosos, ambos de 22 años, quedaron a disposición de la Unidad Fiscal de Instrucción (UFI) 13 de Lomas de Zamora.

Están acusados de los delitos de "robo" y "tentativa de homicidio" de la beba, por lo que el juez les negó la excarcelación. "Les tengo miedo aún cuando están presos", cerró la madre.

Comentarios