Edición Impresa
Domingo 28 de Febrero de 2016

Contrastes y caprichos de un clásico

Si bien es verdad que este año se reitera la ausencia de actores o actrices negros entre los nominados, nadie puede afirmar que la diversidad de criterios no está presente en los 6 mil miembros de la Academia, algo que sugiere la ecléctica lista de candidatos a mejor película. 

Si bien es verdad que este año se reitera la ausencia de actores o actrices negros entre los nominados, nadie puede afirmar que la diversidad de criterios no está presente en los 6 mil miembros de la Academia, algo que sugiere la ecléctica lista de candidatos a mejor película. Este año es sorprendente la convivencia de propuestas tan dispares, muchas de ellas inspiradas en novelas, desde lo estético hasta el contenido. Parece insólito, aunque tal vez no lo sea tanto considerando las diferencias generacionales de los académicos, que “La habitación”, un drama claustrofóbico sobre el secuestro de una niña conviva con “Mad Max: Furia en el camino” que exuda adrenalina y acción. La recreación de la investigación sobre pedofilia en la iglesia de Boston que hace “En primera plana” convive con “Misión rescate”, una aventura marciana que es pura fantasía. “La gran apuesta”, la ingeniosa puesta en escena de una crisis económica impulsada por la codicia, comparte la categoría con otros dos filmes basados en historias reales como “Puente de espías” y “El renacido”, en los que el tema central es la solidaridad y el coraje. Completa el cuadro “Brooklyn”, una historia de amor clásica. La elección tampoco responde a una lógica comercial. “La habitación” recaudó apenas 11 millones de dólares, mientras que “Puente de espías”, del siempre efectivo Steven Spielberg, con seis candidaturas, llegó a los 164 millones contra los 374 de “Mad Max”, la más taquillera de la lista. Tal vez, en el fondo de todo, no haya tantos misterios y sólo se trate de que es casi imposible hacer coincidir los gustos de los seis mil electores. Curiosamente, la homogeneidad en el criterio de selección aparece en la elección de las candidatas a mejor película en lengua no inglesa donde las cinco abordan el mismo tema: la supervivencia. Así ocurre con “El abrazo de la serpiente” (Colombia-Venezuela-Argentina, sobre los pueblos originarios), “Mustang” (Francia-Turquía-Alemania, acerca de la intimidad de un tipo de educación tradicional), “El hijo de Saúl” (Hungría, sobre el Holocausto), “Theeb” (Emiratos Arabes, la justicia en manos de un niño), y “A War” (Dinamarca, un alegato que hace foco en la confrontación entre guerra y justicia). En este caso sí el criterio de los académicos fue echar una mirada al sufrimiento del mundo. Para más datos de algunas singularidades del Oscar, hay que tener en cuenta que el año pasado se rodaron en Estados Unidos 694 películas y que todos los premios se reparten entre 28, en tanto que los principales rubros entre sólo 16 filmes. Eso sin tener en cuenta que el estreno más taquillero del año fue “Star Wars. El despertar de la Fuerza”, nominada en cinco rubros menores aunque es hoy la tercera película más taquillera de la historia detrás de “Avatar” y “Titanic”.

Comentarios