Edición Impresa
Sábado 08 de Mayo de 2010

Contrastes

La dura realidad educativa de Haití, profundizada con el terremoto, contrasta fuertemente con el dato que indica que es la primera nación latinoamericana y caribeña en contar con una ley de educación obligatoria. La información es remarcada por el pedagogo Pablo Gentili en su trabajo (obligado a conocerse) "La educación en Haití: del abandono al caos". (El documento completo se puede leer en la edición on line del suplemento Educación).

La dura realidad educativa de Haití, profundizada con el terremoto, contrasta fuertemente con el dato que indica que es la primera nación latinoamericana y caribeña en contar con una ley de educación obligatoria. La información es remarcada por el pedagogo Pablo Gentili en su trabajo (obligado a conocerse) "La educación en Haití: del abandono al caos". (El documento completo se puede leer en la edición on line del suplemento Educación).

Gentili recuerda en su artículo que "hoy, con casi 10 millones de habitantes, Haití tiene indicadores sociales alarmantes que la posicionan entre las naciones más pobres y desiguales del planeta: altas tasas de mortalidad materna, 1 de cada 8 niños y niñas mueren antes de cumplir cinco años de vida y 1 cada 14 antes de cumplir un año. La tasa de alfabetización de la población adulta no llega al 60 por ciento y la de niños y niñas que asisten a un establecimiento educativo no supera el 50 por ciento. Más de 500 mil niños y niñas en edad escolar nunca pisaron una escuela. Y por si fuera poco, recuerda que "el primer país de América latina en poseer una ley de escolaridad obligatoria no establece ni garantiza, aún hoy, la gratuidad de la educación en su legislación nacional".

Comentarios