La ciudad
Martes 13 de Septiembre de 2016

Continúan intensificándose los operativos de control de la Municipalidad

Se detuvo a una persona que utilizaba una camioneta para arrojar residuos en la vía pública. También se incautó una moto con pedido de captura y se constató la violación de clausura de un bar céntrico.

Personal de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana remitió al corralón municipal un vehículo desde el cual se arrojaron residuos en la vía pública.
Esta acción fue detectada en Circunvalación a la altura de Derqui por agentes de Control Urbano que intervinieron en la zona levantando el basural generado por el infractor, devolviendo la limpieza al espacio público y remitiendo el automóvil de acuerdo a lo establecido en la ordenanza 7600/2003.
La normativa marca que "está prohibido el arrojo de residuos desde cualquier tipo de vehículo particular a la vía pública". Siguiendo dicha ordenanza, y tras constatar que el conductor no poseía la documentación exigible e incumplía con las medidas de seguridad obligatorias, el rodado fue trasladado al corralón municipal.
En tantro, horas más tarde efectivos policiales que estaban en inmediaciones de los bulevares Oroño y Seguí advirtieron la actitud sospechosa del conductor de una moto. Ante esta situación, convocaron a agentes de la Guardia Urbana Municipal y en conjunto controlaron el rodado.
Los efectivos constataron que el rodado tenía un "pedido de captura activo" por lo que fue remitida al corralón Municipal. El conductor del vehículo fue detenido.
También se constató que un bar que había sido clausurado días atrás por personal de la Dirección General de Inspección de Industrias, Comercios y Servicios había reabierto.
Se trata del comercio "Agriyento". Debido al incumplimiento, se solicitó el desalojo y cierre del local, y además se labró un acta que certifica la violación de clausura correspondiente. Además, desde la Secretaría de Control y Convivencia adelantaron que se realizará la denuncia penal correspondiente.

Comentarios