Edición Impresa
Sábado 29 de Marzo de 2014

Contigiani reclama un rol más activo del Estado

El secretario del Sistema Agropecuario de Santa Fe, Luis Contigiani, se manifestó en contra de llevar la producción agroalimentaria y al desarrollo tecnológico al ámbito del código civil y advirtió que "es poco estratégico para la Nación".

Lo dijo en el marco de la discusión sobre el pago de patentes y regalías sobre los desarrollos biotecnológicos, durante el encuentro organizado por Casem.

"Cuando el nuevo patrón productivo pone a los alimentos en las principales agendas de todos los gobiernos del mundo, Argentina quiere resolver el tema tecnología y alimentos desde el código civil, me parece que no es el camino. Soy partidario de leyes de la Nación que desde el ámbito público legislen sobre la materia, tal vez desde una nueva ley de semillas", apuntó el funcionario santafesino.

Respecto a la legalidad de los contratos firmados actualmente por parte de los productores, apuntó que la clave es qué va a decir la Nación a través del Inase. "Son contratos que operan no sólo sobre la variedad, el germoplasma y el evento biotecnológico sino que avanzan sobre la comercialización de la misma y la forma de cultivar, arrinconando al agricultor casi a un esquema de absoluta dependencia. Me parece que no es sustentable", señaló.

Resulta que hay una ventana sobre la que se agarran todas estas estrategias, que tiene que ver con que la ley de semillas actual no define como interés público al tema de semillas.

"Si lo define sería nulo todo contrato que pueda legislar algo que es público, como eso está en discusión, estas estrategias se agarran de que la ley no es clara para avanzar mediante el código civil en lo privado. El razonamiento es lo que lo público no me prohíbe lo puedo hacer en el ámbito privado. Hay un debate jurídico que para mí, sea lo que sea, no es sustentable, genera un nivel de rechazo, de falta de consenso que en términos de organización empresarial trae costos hasta para la empresa. La recomendación es que vayan por el consenso y un marco legislativo que ponga equilibrio, no hablamos de no pagar, todos apostamos a la biotecnología, a la introducción a eventos", resumió.

Contigiani advirtió que la discusión no tiene que ver con la biotecnología, si es buena o mala. Recordó que "es un instrumento de la humanidad, que estaba presente en la fermentación de alimentos en la Edad Media y después con la biotecnología tradicional hasta la transgénesis".

Contigiani propone convocar a la Nación, a las provincias y al aparato científico nacional para tratar de generar otro paradigma, que tenga en cuenta otros tópicos como la variabilidad genética, la diversidad productiva, una biotecnología y que ya no responda a la cuestión de los insecticidas y herbicidas sino que pueda resolver el estrés hídrico y aportar a problemas de la salud humana.

"Con marcos jurídicos de equilibrio, con un Estado que impulse el desarrollo del germoplasma, ahí se juega la soberanía nacional. Que podamos seguir interactuando con las grandes multinacionales pero desde una posición más de fuerza como hace Brasil", consideró el funcionario.

x

Comentarios