Viernes 26 de diciembre de 2014
Viernes, 25 de diciembre de 2009  10:14 | Escenario

Murió Juan Carlos Gramajo, fundador de La Chacarerata Santiagueña

El bombisto, recitador, artesano de bombos y bailarín Juan Carlos Ñato Gramajo, creador y fundador de la agrupación nativa La Chacarerata Santiagueña, falleció ayer en una clínica porteña víctima de una  larga y penosa enfermedad.

El bombisto, recitador, artesano de bombos y bailarín Juan Carlos Ñato Gramajo, creador y fundador de la agrupación nativa La Chacarerata Santiagueña, falleció ayer en una clínica porteña víctima de una  larga y penosa enfermedad.

Los restos del popular artista santiagueño son velados en la  casa mortuoria de la Av. Maipú 2180 de la localidad de Olivos y  serán inhumados mañana a las 10 en el cementerio de dicha ciudad.

Con casi 55 años de trayectoria en el mundo artístico, con  sólo 13 años Gramajo formó parte de la recordada agrupación de  Andrés Chazarreta, para luego continuar con el grupo de Ariel  Ramírez y viajó por todo el mundo con la obra conceptual “La Misa  Criolla”.

Hasta que promediando la década del `80, fundó la Chacarerata  Santiagueña, cuyo nombre fue creado por Vitillo Abalos de los  recordados Hermanos Abalos.

Por la Chacarerata pasaron cantores populares como Shalo  Leguizamón, Motta Luna, Claudia Romero, Coco Banegas, Quique  Ponce, Rodolfo Maldonado (actualmente en La Clave Santiagueña) y  el lema antes de cada concierto era “Si Bariloche tiene la  Camerata, Santiago tiene a la Chacarerata”.

Actualmente y hasta que la enfermedad lo dejó sin subir a los escenarios, la agrupación se integró con Sergio Pérez en guitarra  y voz, German Gómez en violín y Mario Palavecino en bandoneón y el  colorido de su hermano el recordado (falleció hace dos años),  Aurelio “el Shalako” Gramajo, el “bailarín de los montes”.

“La Chacarerata, te lleva por delante, a cielazos e infiernazos, como decía el poeta de Santiago de Chuco. Son ritmos  que juntan, si, al cielo y al infierno, las estrellas y la  Salamanca”, comentó Marcelo Simón sobre Gramajo.

Valses, chacareras, zambas y gatos del estilo de “A mi madre”,  “A mi canasto de mimbre”, “Zamba de un sentir”, “Chacarera del  Cachilo”, “La Ceferina”, “Fiesta en Mailin”, “A mis paisanos  santiagueños” y “Que lindo es ver a mi mama”, son clásicos en la  versión de la Chacarerata.

Permanentes fueron protagonistas de los festivales del  interior del pais como Cosquín (consagración 1987), La Chacarera  de Santiago, Jesús María, La Salamanca, Baradero y tantos otros,  que los vieron trasladar el reconocido “patio e` tierra”  santiagueño a esos escenarios.

“La Chacarerata me hace pensar que, a veces, lo más moderno es lo tradicional”, finalizó Simón. (Télam).-

certifica.com